Usuarios del transporte aseguran que conductores deben protestar en Miraflores

Por sexta vez en el año los transportistas realizan otro aumento sin tomar en cuenta a las comunidades y autoridades

Jesús Rivas

Tal como habían concretado, este viernes los pocos transportistas que actualmente salen a laborar en la ciudad de Mérida, comenzaron a cobrar 2 mil bolívares por cada pasajero y medio pasaje a los estudiantes que presenten su carnet vigente.

Ante ello, el equipo de prensa de Diario de Los Andes realizó un sondeo en las principales paradas de autobuses del estado para conocer la opinión de los merideños quienes se ven obligados a pagar este inconsulto costo del pasaje.

María Márquez, quien vive en El Arenal, calificó de abuso el exorbitante incremento del pasaje urbano, dijo que aun cuando 2 mil bolívares es poco, representa mucho para ella que gana sueldo mínimo, “me parece una falta de respeto con los pasajeros, como es posible que ni siquiera consultaron a una comunidad para intentar llegar a un consenso”.

Por su parte, Dayana Velásquez, residente de Los Chorros de Milla, exhortó a los transportistas “a protestar en Miraflores, en el palacio de gobierno presidencial, es allí donde está el verdadero culpable de la crisis venezolana, pero no nos pongan a pagar a los ciudadanos las culpas de quienes gobiernan el país, me niego a pagar este inconsulto aumento, es un abuso, porque como hace uno para comer, pagar los servicios, pagar –en mi caso- guardería, es fuerte y ahora se les antoja a los transportistas aumentar de la noche a la mañana una cantidad desconsiderada para todos”.

Entre tanto Carlos Márquez, habitante de La Hechicera, resaltó que es injusto que los transportistas le “achaquen” a los merideños la falta de políticas públicas efectivas en el país, “yo no soy culpable de esta crisis; por el contrario, soy más afectado que hasta los mismos transportistas, vayan y le estacionan las busetas a Nicolás Maduro en la entrada de su residencia, pero no vengan a sacarle hasta la sangre a los usuarios, porque de paso si no pagamos completo nos agarran como perros y nos echan de las unidades, ellos no respetan y no se merecen ese pago”.

Alicia Contreras, de 65 años de edad y habitante de la Avenida Las Américas, explicó que solo cobra sueldo mínimo de la jubilación y la pensión, no le alcanza para pagar transporte, por lo que se verá en la obligación de tener que caminar para poder realizar sus diligencias, pues aclaró que “no gano millones para mantener a un busetero”.