Un venezolano es vicepresidentede la Cruz Roja Internacional

Miguel Ángel Villarroel Sierralta sucede en el cargo a su padre, Mario Villarroel

**** El abogado Miguel Ángel Villarroel Sierralta, especialista en Derecho Penal, es la segunda persona en el país en ocupar uno de los cuatro altos cargos desde los cuales, junto con el presidente de la organización, se dirige asistencia a la población

Por O.P.R.

El abogado Miguel Ángel Villarroel Sierralta desde el día 6 de noviembre ocupa una de las cuatro vicepresidencias de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, cuya Presidencia, desde ese mismo día, la ejerce el jurista italiano Francesco Rocca.

Villarroel, quien resultó electo con 109 votos durante la asamblea general realizada en Antalya, Turquía, es el segundo venezolano en ocupar el alto cargo en la FICR, después de suceder a su padre, el también jurista Mario Villarroel Lander, quien en la actualidad es presidente de la Cruz Roja Venezolana y ha estado vinculado a las obras humanitarias que realiza esta institución desde hace varias décadas.

“Nos debemos a nuestros voluntarios que arriesgan sus vidas cada día. Nos debemos a las comunidades que piden ayuda cuando nadie más puede dársela. Nos debemos a la gente en todo el mundo que mira a la Cruz Roja y a la Media Luna Roja como símbolos de esperanza”, señaló Rocca al referirse a la organización humanitaria más grande del mundo, con sede en Ginebra, Suiza, que agrupa a las sociedades nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja de 190 países y cuenta con más de 15 millones de voluntarios; su lema es: “En todas partes, para todos”.

Penalista al servicio humanitario. Villarroel Sierralta es un abogado penalista que egresó de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas en 1996, a los 23 años de edad, y luego se especializó en esta área con posgrados en las universidades Santa María, de Caracas; en la Panteon-Assas de París, en Francia, y en la Universidad de Salamanca, en España.

En Caracas, durante el tiempo que ejerció su carrera de forma privada, se dedicó a la docencia en Derecho Penal en el pregrado de la Universidad Santa María, donde lo recuerdan como un  profesor dedicado.

Formó parte de la comisión mixta para la creación del Código Penal y del COPP de la Asamblea Nacional y fue miembro de la comisión redactora del Código Penal del Tribunal Supremo de Justicia, ambas en los años 2002 y 2003. Además, ha participado en distintas organizaciones jurídicas, humanitarias y culturales venezolanas, según su hoja de vida reseñada en varios medios de comunicación.

En los últimos años ha estado vinculado a la Cruz Roja Internacional.