Trabajadores de cemento se paralizan tras sufrir graves accidentes laborales en Anzoátegui

 

 

 

Así lo informó Luis Chaparro, secretario general del sindicato de cemento de Anzoátegui y representante de la  Unión Nacional de Trabajadores de Venezuela (UNETE).

Prensa ÚNETE

Trabajadores de las plantas de concreto y cementos del oriente del país, se declararon en emergencia  debido a los accidentes incapacitantes que se han venido presentando durante el mes de enero de 2018.

Luis Chaparro, secretario general del sindicato de cemento de Anzoátegui, detalló que el más grave accidente, fue presentado este mes que recién acaba de enero, lo presentó el trabajador Nigdaly Rodríguez, quien perdió el  pie derecho y se le generó una amputación más arriba del tobillo.

Además de Rodríguez, el dirigente sindical denunció que otros trabajadores también han sufrido diversos tipos de amputaciones, quemaduras, y accidentes en generales.

“Esa situación dejó como consecuencia que todos los trabajadores  de las  concreteras del oriente del país, desde Nueva Esparta hasta Maturín, suspendamos nuestras actividades, invocando  el artículo 53, numeral 5 de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat), que establece que: El trabajador sabiendo que su salud y/o vida está en riesgo puede rehusarse a trabajar en esas condiciones”.

En tal sentido, Chaparro advirtió que “los trabajadores denunciamos el pésimo estado en el que se encuentran nuestras plantas de concretos y cementos, debido a la falta de inversión”.

“Es una franca contradicción, cuando el Gobierno anuncia la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV) con bombos y platillos, asignando más de dos millones de viviendas a la familia venezolana, pero contrariamente ha destruido las fábricas de cemento y las concreteras al no hacerles inversión”, sentenció el líder sindical.

Chaparro también afirmó que “el Gobierno le hizo una exprimida a las instalaciones de las fábricas”.

Aseguró que, tal situación dejó como consecuencia “gente mutilada, con enfermedades ocupacionales y ha llevado a los trabajadores a una situación de precariedad”.

Hoy, los trabajadores del cemento y concreto se encuentran en asamblea permanente. “Hicimos un llamado a las autoridades del estado Anzoátegui y sólo el Defensor del Pueblo de la región se presentó”, agregó Chaparro.

El secretario general del sindicato de cemento de Anzoátegui concluyó que “luchamos por nuestro derecho a la vida y la precarización nacional. El Gobierno nacionalizó la empresa para acabarla, por eso salimos a la calle todo el tiempo, pero no nos atienden. Están matando la producción nacional”.