Se agrava la crisis humanitaria de venezolanos en el norte de Brasil (fotos)

Los refugiados venezolanos se reúnen para recibir ropa distribuida por voluntarios en la plaza Simón Bolívar en la ciudad de Boa Vista, Roraima, Brasil, el 25 de febrero de 2018.
/ AFP PHOTO / Mauro PIMENTEL

Apenas los vehículos se detienen en los semáforos de las avenidas de Boa Vista, en el norte de Brasil, un enjambre de jóvenes venezolanos armados con esponjas y jabón en botellas plásticas se abalanza para limpiar los vidrios a cambio de monedas.

Otros ofrecen su mano de obra en las esquinas con carteles de cartón. Mujeres, de forma menos explícita y durante la noche, aguardan por clientes en un barrio en el oeste de la capital del fronterizo estado de Roraima.

Miles de migrantes ocupan plazas y parques. Quienes tienen más recursos se agrupan para alquilar algo. La alcaldía de Boa Vista estima que hay 40.000 venezolanos en esta ciudad de 330.000 habitantes, pero nadie sabe realmente cuántos son.

“La crisis humanitaria está instalada”, dice a la AFP la alcaldesa Teresa Surita, quien afirma que Brasilia demoró en actuar para atender la masiva migración de venezolanos que desde hace tres años llegan por tierra, huyendo de su país por la falta de comida, de medicinas y de trabajo.

“Son muchas reuniones y pocas acciones (…) estamos trabajando siempre en la emergencia por la falta de planificación”, explica.

Aunque el Ejecutivo nacional anunció recientemente medidas para atender la crisis, la presencia gubernamental no se siente en las calles de Boa Vista, donde es difícil andar sin notar la cara de una migración que busca cómo sobrevivir.

Tres refugios se improvisaron en 2017, pero apenas albergan a unas 1.500 personas, un tercio de ellas en condiciones muy precarias.


– Derecho al trabajo –

Según estimaciones oficiales, entre 500 y 1.200 venezolanos cruzan a diario la frontera hacia Brasil, a 215 km de Boa Vista. Muchos se legalizan a través de pedidos de refugio o residencia temporal y siguen hacia la capital del estado buscando empleo, pero pocos encuentran algo.

René Santos, de 42 años, dejó esposa y tres hijos en Ciudad Bolívar, a casi 1.000 km de distancia. Desempleado, sobrevive desde hace meses en una carpa en la plaza Simón Bolívar, en la avenida Venezuela.

“Hay muchos profesionales en esta plaza (…), lo que necesitamos es la ayuda de quien defiende los derechos humanos. Porque es un derecho humano universal que merecemos: derecho a la vida, derecho al trabajo”, dice conteniendo las lágrimas este exobrero de la Siderúrgica del Orinoco, corazón del polo industrial venezolano en Ciudad Guayana, que llegó a simbolizar el progreso nacional y ahora agoniza.

En la plaza, centenas de migrantes pernoctan en carpas y cartones desde hace meses. La sensación de abandono reina en esta redoma que exhibe en varios idiomas la leyenda “Bienvenidos a Boa Vista”.

Los venezolanos utilizan los baños de una estación de servicio y del aledaño terminal de pasajeros y, en su mayoría, se alimentan gracias a la caridad de personas como Leila Bezerra, que dos veces por mes recibe donaciones para preparar unas mil porciones de comida.

“Tenemos que ayudar, ellos no están aquí porque quieren, están aquí porque tienen hambre”, dice mientras revuelve una enorme olla con más de 30 kilos de frijoles y salchichas.

– Como un delincuente –

A pesar de estas iniciativas individuales, hay un incremento de xenofobia, expresada en discriminación y en falta de voluntad política, según France Rodrigues, profesora de la Universidad Federal de Roraima.

“Es necesaria la acción de los gobernantes, pero lo que vemos es políticos que quieren cerrar la frontera o limpiar la ciudad, porque no quieren a los venezolanos aquí”, afirma Rodrigues, contradiciendo las palabras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Filippo Grandi, que unas semanas atrás calificó al gobierno de Brasil de “campeón de la causa de los refugiados”.

Víctor Lira, de 27 años, recorrió casi 1.500 km desde Caracas. Llegó hace tres meses y no ha conseguido empleo. Vive en un remedo de carpa hecha con bolsas de plástico negras en la Simón Bolívar.

“Conseguí dos reales (USD 0,6) y fui al mercado a comprar bananas, creyeron que quería robar. ¿Sabes lo duro que es que te traten como un delincuente cuando lo que quieres es comprar comida?”, dice llorando.

Algunos venezolanos ya establecidos en Boa Vista también discriminan y están a favor de cerrar la frontera o tuercen la cara cuando se les pregunta por sus compatriotas.

“Deberían ser más rigurosos y no dejar entrar a todo el mundo”, sostiene Eduardo Pérez, venezolano que trabaja en un restaurante y llegó hace cinco años.

Brasil promete interiorizar la migración venezolana, pero para poco se sabe del proyecto. Para llenar las primeras 530 vacantes en otros dos estados, apenas veinte venezolanos podrían viajar de inmediato debido a requisitos sanitarios, entre otros, explica la alcaldesa Surita.

“Lo que estamos haciendo no resuelve la situación”, reconoce.

“La realidad avanza mientras discutimos”, dice la socióloga Rodrigues. “Brasil, con su dimensión continental, puede y tiene cómo aprovechar esta migración, pero lamentablemente eso no es lo que está ocurriendo”.

por Paula RAMON/AFP

Carlos, a Venezuelan immigrant who arrived two months ago searching for a job to send money for the rest o the family who stayed in Venezuela, washes window cars on a traffic stop in the city of Boa Vista, Roraima, Brazil, on February 27, 2018. When the Venezuelan migratory flow exploded in 2017 the city of Boa Vista, the capital of the state of Roraima, 200 kilometers from the Venezuelan border, began to set up shelters as people started to settle in squares, parks and corners of this city of 330,000 inhabitants of which 10 percent is now Venezuelan. / AFP PHOTO / MAURO PIMENTEL
Carlos, un venezolano que trabaja en Boa Vista desde hace dos meses para enviar dinero a su familia en Venezuela/ AFP PHOTO / MAURO PIMENTEL
(FILES) In this file photo taken on February 25, 2018 A Venezuelan refugee takes rest inside the improvised refugee camp in the Simon Bolivar square, Boa Vista, Roraima, Brazil, on February 25, 2018. According to local authorities, around one thousand refugees are crossing the Brazilian border each day from Venezuela. With the constant influx of Venezuelan immigrants, most are living in shelters and the streets of Boa Vista and Pacaraima cities, looking for work, medical care and food. Most are legalizing their status to stay and live in Brazil. / AFP PHOTO / Mauro PIMENTEL / TO GO WITH AFP STORY
Un refugiado venezolano descansa dentro del campo de refugiados improvisados en la plaza Simón Bolívar, Boa Vista, Roraima, Brasil, el 25 de febrero de 2018.
Según las autoridades locales , alrededor de mil refugiados cruzan la frontera con Brasil cada día desde Venezuela / AFP PHOTO / Mauro PIMENTEL/
Venezuelan wall painter Jose Ojeda, 52, walks in a traffic light asking for a job with a cardboard sign reading "I look for a job" in the city of Boa Vista, Roraima, Brazil, on February 26, 2018. When the Venezuelan migratory flow exploded in 2017 the city of Boa Vista, the capital of the state of Roraima, 200 kilometers from the Venezuelan border, began to set up shelters as people started to settle in squares, parks and corners of this city of 330,000 inhabitants of which 10 percent is now Venezuelan. / AFP PHOTO / MAURO PIMENTEL
Un pintor de paredes Jose Ojeda, 52, pide un empleo en las calles de Boa Vista, Roraima / AFP PHOTO / MAURO PIMENTEL
A Venezuelan immigrant (C) helps Brazilian neighborhoods to prepare meals for the Venezuelan refugees living at Simon Bolivar Square, in Boa Vista, Roraima, Brazil, on February 25, 2018. When the Venezuelan migratory flow exploded in 2017 the city of Boa Vista, the capital of the state of Roraima, 200 kilometers from the Venezuelan border, began to set up shelters as people started to settle in squares, parks and corners of this city of 330,000 inhabitants of which 10 percent is now Venezuelan. According to local authorities around one thousand refugees are crossing each day the Brazilian border from Venezuela. / AFP PHOTO / MAURO PIMENTEL
 / AFP PHOTO / MAURO PIMENTEL
Venezuelan refugee children play at Tancredo Neves shelter in the city of Boa Vista, Roraima, Brazil, on February 24, 2018. When the Venezuelan migratory flow exploded in 2017 the city of Boa Vista, the capital of the state of Roraima, 200 kilometers from the Venezuelan border, began to set up shelters as people started to settle in squares, parks and corners of this city of 330,000 inhabitants of which 10 percent is now Venezuelan. / AFP PHOTO / Mauro PIMENTEL
. / AFP PHOTO / Mauro PIMENTEL
A Venezuelan immigrant buys meat in a butcher shop in a street fair in the city of Boa Vista, Roraima, Brazil, on February 25, 2018. When the Venezuelan migratory flow exploded in 2017 the city of Boa Vista, the capital of the state of Roraima, 200 kilometers from the Venezuelan border, began to set up shelters as people started to settle in squares, parks and corners of this city of 330,000 inhabitants of which 10 percent is now Venezuelan. / AFP PHOTO / Mauro PIMENTEL
Un inmigrante venezolano compra comida en Boa Vista, / AFP PHOTO / Mauro PIMENTEL