antalya escort

Quiero una parcela para sembrar la Patria, no un carnet – Por Cristian Silva

Cristian Silva

Secretario general Estado Sucre

www.unidadvisionvenezuela.com.ve

vivzla@gmail.com

@visionvenezuela

 

Cuando vivía en Paria, mi casa estaba en una parcela de 2.000 metros cuadrados con abundante agua, lo cual me permitió hacer un conuco de  auyama, maíz, plátano, entre otros rubros.

Las matas de auyama como se pusieron de acuerdo para “parir” todas al mismo tiempo.  ¡Dios mío!, ¿Qué hago con tantas auyamas?  Alquilé un camión y las llevé al mercado municipal, pero estaba tan saturado que no me las compraron a ningún precio.  Entonces opté por regalarlas casa por casa.

Ese conuco fue un hobby, suministro de verduras, hortalizas; un encuentro con la naturaleza y lo atendía después de cumplir con mi trabajo.

Luego cuando me mudé a Cumaná, murió por falta de alguien  que lo cuidara, no sin antes alimentar a mucha gente.

Hoy quiero hacer otro conuco para ponerle el nombre “el conuco socialista de Cristian”.  Pero el gobernador no me facilita la compra o alquiler de alguna parcela cercana a mi Cumaná. En contraste, solo me ofrece un chimbo carnet de la patria.  ¿Cómo siembro en un pedazo de plástico?

Sucre es considerado ‘potencia’ al igual como los demás estados del país.  Debe ser potencia en ejército de gente desesperada protestando por no llegarle el pernil ni las bolsas CLAP; y llorando y sufriendo por pasar hambre junto a su familia.

Mucha gente tampoco tiene gas, agua potable, vías en buen estado, electricidad; pero si les sobra aguas cloacales nauseabundas en sus hogares y el permanente acecho de la muerte a manos de colectivos con licencia gubernamental para extorsionar, bachaquear, robar, secuestrar y matar.

Con razón el periodista Pedro García Otero afirma que “los bachaqueros son pobres explotando otros pobres; y ahora se usan los alimentos como arma política ya que si yo controlo la comida también controlo el poder”.

Por otra parte se pretende sembrar una falsa esperanza en el carnet de la patria como solucionador de todos los problemas.  “Con el carnet de la patria usted cobrará su pensión, y si no la tiene, el mismo carnet en forma mágica le entrega una; aparte de conseguirle además, casa, medicinas, juguetes (y hasta el mismo Niño Jesús); el bono navideño, comida”… ¡Es una maravilla!

¡Nunca antes la mentira, la maldad, el abuso y la burla habían tenido una dimensión tan grande!  El verdadero objetivo del carnet de la patria es un control total y absoluto de los ciudadanos censados. Es el arma más letal y mortífera de la revolución.

Pero como se agota el dinero petrolero para seguir engañando y comprando mentes bobas, es necesario buscarlo donde sea.  Ya se entregó la Amazonia y la Guayana Venezolana.  La están exterminando. Extrayéndole todo el oro y demás minerales… No importa destruir ríos, sus nacientes, la selva, los peces, el ecosistema… TODO.

Lo importante es mantener la revolución en el poder y terminar de convertir los venezolanos en cadáveres andantes sin fuerzas físicas, mentales, espirituales. Sin iniciativa. Transformarlos en sonámbulos, soñolientos, mendigos, precarios, inservibles y esclavizados. Sin capacidad crítica, domesticado solo para el servilismo; y además, con el tiempo limitado exclusivamente, para arrastrarse buscando un paquete de harina que le alivie el hambre.

Tu deber ser es rebelarte. ¿Quién da el primer paso al frente para evitar este doble crimen de genocidio y ecocidio?