¡Qué Renuncie!

Isaías A. Márquez Díaz

El señor presidente Maduro  se ha hecho tan cansón por su caradurismo e ineptitud que la ONG PROVEA insta a los pocos sindicatos, tan estimados por los socialistas,  a exigirle su renuncia, ya que “la dictadura de Maduro somete a los trabajadores a condiciones miserables de vida: viola, permanentemente la  CRBV, así como los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Los sindicatos deberían asumir la exigencia de que Maduro renuncie”.

Su discapacidad e ignorancia siobre el manejo de la Administración Pública han conducido al país hacia un despeñadero sociopolítico, solo vivido tras las guerras de independencia,  al término de la Guerra Federal o guerra de los cinco años (1858-1863) , cuando se arrojan pérdidas económicas en la agricultura, la ganadería y el comercio, ya que la población abandona los campos  por temor a las luchas sangrientas más la postergación histórica de atención a las becesidades populares.

En virtud de su terquedad por la implantación de un modelo retardatorio, Maduro se ha convertido, junto con su caterva, en una rémora para la evolución de la vida institucional de Venezuela, cuyos recursos humanos jamás van a ser producto de una improvisación descabellada, sino de la evolución natural de su sociedad.

Señor presidente, entienda que usted ya no representa los principios y/o filosofía de su tutor, quien pese a sus desvaríos, quizá no  nos hubiésemos ubicado en los niveles de criticidad a los cuales usted nos ha inducido, con visos de irreversibilidad.

Antes de que surja una implosión social peor que la de feb 1989, su salida voluntaria por la puerta grande, constituye un imperativo impostergable,pues ahora nadie le cree  y usted no representa ni atisba solución alguna a las exigencias de la sociedad actual, de aspiraciones  pertinentes que su desfachatez, difícilmente, podría satisfacer y tan solo le solicta ¡Qué renuncie!