Presión vecinal logró desalojo de hotel invadido en La Candelaria  

 

Pasadas las 10:00pm de este jueves 9 de agosto un grupo de 20 personas invadieron por la fuerza en las instalaciones del Hotel Inter ubicado en la esquina de Calero de La Candelaria, a pocos metros del Ministerio Público, lo que motivo mucha alarma y miedo entre los vecinos de la zona. Luchadores sociales informaron que luego de la denuncia y presión vecinal efectivos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) se acercaron al lugar y efectuaron el desalojo del inmueble entrada ya la medianoche de hoy viernes.

Carlos Julio Rojas, coordinador de la Asamblea de Ciudadanos de Candelaria, explicó que los delincuentes responsables de la invasión del hotel provienen de otros edificios tomados en la zona, los cuales con el respaldo del partido de gobierno siembran el terror en la comunidad amenazando con invadir propiedades desocupadas con la excusa del tan pregonado plan Ubica tu casa. “Estos malandros se esconden detrás de banderas del PSUV y dicen contar con el respaldo de la alcaldesa Erika Farías y Nicolás Maduro, destacando que ya en la parroquia existen 34 edificaciones invadidas que son focos de inseguridad y violencia”, dijo.

Rojas destacó que las invasiones son trinchera para la proliferación del delitos tales como atracos, robos secuestros, venta de estupefacientes y hasta asesinatos son cometidos en estas edificaciones. “Cuando la toma ilegal es consolidada las zonas aledañas se transforman en alcabalas de la muerte, donde hasta los efectivos policiales no pueden ingresar por miedo a represalias del personeros del Gobierno de Maduro que protegen a estos sujetos. El hecho de la invasión es casi siempre liderado por algún colectivo armado que ven en esta modalidad un negocio”.

El vocero del Frente en Defensa del Norte de Caracas, señaló que gracias a la denuncia oportuna y presión de los vecinos se logró que los efectivos de la PNB efectuarán el desalojo del Hotel Inter, pero aún la comunidad siente terror que los miembros de este colectivo armado al irse los cuerpos de seguridad vuelvan a tomar por la fuerza la edificación. “La protesta se han convertido en nuestra única arma para enfrentar este tipo de arbitrariedades, siendo un muro de contención para evitar más violaciones a nuestra propiedad privada”, afirmó.

Reveló que solo en el norte de Caracas existen más de 140 invasiones, denunciando que todas cuentan con el apoyo del Gobierno tanto municipal como nacional, escudándose en ilegales expropiaciones donde al propietario nunca les han pagado por el esfuerzo de su vida. “En parroquias como Candelaria, San Bernardino, El Recreo, San José y Altagracia puedes ver en cualquier esquina un toma ilegal, teniendo como distintivo afiches con la cara de Maduro o Erika, además de una bandera del PSUV. Al consolidarse en la zona se convierte en los encargados de distribuir el Clap  y al haber alguna protesta amenazan con arma en mano a los vecinos”.

Comunidad aterrorizada

Por su parte Sergio Salazar, vecino de La Candelaria, calificó de inverosímil que aún estemos luchando por el respeto a la propiedad privada, cosa que debería ser tarea superada. “Con más invasiones se incrementa la delincuencia siendo esta la reina de la comparsa, la luz de los postes brilla por su ausencia,  la basura ahogándonos en ella, y el agua racionada. Estamos indefensos ya que no existe donde acudir a reclamar y las autoridades de adorno, necesitamos orden”, apuntó.