PARA QUE LA MEMORIA NO FALLE – Por Luis Manuel Cuevas Quintero (*)

 

 

5 de julio de 2017: La disputa por los símbolos y las conmemoraciones

 

El Acta de Independencia es un símbolo sagrado de la secularización de la Nación. Ahora está en manos de corruptos que quieren manipular su significado, pero esos corruptos no son la Nación.  En materia social y cultural, la dimensión de los símbolos importa y mucho. Uno de los principales aciertos del primer chavismo fue entender ese poder y acompañarlo de una imagen y un discurso fuerte, pero las imágenes y los discursos no son impermeables ni inmutables, cambian, y con ellos se fortalecen o se debilitan los símbolos y sus mensajes.

En este momento la malandrocracia toma la AN y pretende, en su fantasía, encarnarse místicamente con el Acta de la Independencia. La buena noticia es que el G2 que asesora estas cosas se equivoca. La sociedad civil desencantada y arrecha lee la cosa de otro modo: el Acta de Independencia ha sido mancillada por quienes hoy día arruinaron moral y materialmente a nuestro país.

Las consecuencias de esa salida hacia adelante manipulando el pasado les falla, y el madurismo castrista no es creíble.  La peor noticia para Raúl no es que sea derrotable, sino que ya no es defendible, y el fantasma de Jamaica y Grenada se cierne sobre la fuerza de ocupación cubana. Todo un pueblo dice no a la constituyente totalitaria y más allá… el déspota con cara de trasnochado, insomne, cada vez más hinchado de odio, siente que las sombras de los jóvenes caídos lo acosan en Miraflores… también lo acosan en sueños  los fantasmas de Ceausescu y de Somoza.

El G2 haría bien en retirarse antes de que la ira popular  consciente o emotivamente actué. El pueblo, la sociedad civil, siente que está librando una segunda  independencia. Esta ira puede mostrar su poder dialectico instituyente  e impregnada del derecho natural de reclamar y  actuar contra toda forma despótica, puede conquistar al precio que sea su libertad…no tiene más horizonte que ese.

COROLARIO PARA LA HISTORIA QUE NO PASA

Cinco de julio de 2018 que esperamos… La Esperanza… El 5 de julio importa o no importa? La conciencia individual y colectiva cómo opera? Cómo se crean las condiciones para su emergencia? Repito hoy es una fecha conmemorativa de fuerte carga simbólica y semántica. Una fecha con peso en los imaginarios sociales y que hizo la oposición para la fecha? Nada… El apagón de los partidos políticos viene acompañado por un apagón de élites mal formadas incapaces de articular un discurso nuevo para una nación en ruinas.

 

Profesor Luis Manuel Cuevas Quintero.

ULA-UNAM

Este artículo fue elaborado con ocasión del 5 de julio de 2017 y actualizado por su autor para la misma fecha del 2018.-