No era un muerto, ¡era la estatua de don Tulio!

 

iamvenezuela.com

 

El 10 de abril de 2018 el torso de la estatua de don Tulio Febres Cordero, robada del paseo Albarregas de Mérida en junio de 2017, fue rescatada por la policía estatal al confundirla con un muerto. Al día de hoy la pieza permanece en una dependencia regional.

 

María Fernanda Rodríguez. 18/7/2018

 

Mérida. A comienzos de abril de este año unos habitantes de las cercanías del río Albarregas alertaron a la policía del estado Mérida del hallazgo de un “cadáver” en unas tuberías de agua. Las autoridades acudieron al sitio a la espera de encontrarse con la víctima de un homicidio más en Venezuela.

La conversación, grupo escultórico mutilado por ladrones de bronce. Mérida, Venezuela. Patrimonio cultural de Venezuela en peligro.

Restos de la escultura de don Tulio Febres Cordero. Mérida, Venezuela. Foto cortesía Alcaldía de Mérida.

 

Ya en el lugar, los funcionarios policiales se percataron de que lo visto por los vecinos no era un cuerpo humano sino los restos de la estatua de uno de los personajes más importantes de Mérida. Así que sacaron de las tuberías a un don Tulio Febres Cordero de bronce, desde su cabeza y hasta apenas la cadera, sin manos y visiblemente deteriorado. Era, en efecto, la escultura que hacía casi un año unos delincuentes, nunca apresados, hurtaron del banquillo donde el escultor merideño Manuel Suescún recreó una conversación entre el autor de Cien años de soledad, Gabriel García Márquez, y el legendario cronista de la ciudad emeritense.

Esto nos lo cuenta Nory Pereira Colls, jefa de la Comisión de Patrimonio Cultural del municipio Libertador. Un hecho propio del realismo mágico del que hubo una tímida nota en el Diario Frontera, publicada el 11 de abril de este año, con información que no pudo ser corroborada.

La conversación rota

Estatuas de Mérida. Patrimonio cultural en peligro. Venezuela.

El grupo escultórico de Tulio Febres Cordero y el Gabo es una obra en bronce del escultor merideño Manuel Suescum. Con la misma se conmemoró el 450 aniversario de Mérida.

Estatuas de Mérida en extinción. Patrimonio cultural en peligro.

La conversación sin el bronce de Febres Cordero. El Gabo fue mutilado, Mérida. Foto J. Sulbarán.

El 7 de junio de 2017 otro asalto al patrimonio estatuario de Mérida había sido perpetrado. En esta ocasión los delincuentes arrancaron, literalmente, la única estatua de cuerpo entero que había en la ciudad de su hijo más ilustre: don Tulio Febres Cordero. La pieza de bronce formaba parte del conjunto escultórico La conversación, elaborado por el artista plástico merideño Manuel Suescún.

La conversación fue una obra inaugurada por la alcaldía del municipio Libertador, de Mérida, el 9 de octubre de 2008, fecha en que la ciudad andina celebró su 450 aniversario. El compañero de tertulia de don Tulio en dicha pieza artística era nada menos que el escritor colombiano Gabriel García Márquez, a quien dejaron sentado como estaba en su banco, pero le cercenaron ambos brazos. La placa que identificaba la obra también desapareció del Paseo de la Lectura, como fue bautizado este espacio del parque Albarregas, ubicado en la avenida Las Américas, justo frente al mercado principal de la ciudad.

Un patrimonio que no fue devuelto al municipio

La conversación, grupo escultórico mutilado por ladrones de bronce. Mérida, Venezuela. Patrimonio cultural de Venezuela en peligro.

El 9 de octubre de 2008, día del 450 aniversario de la ciudad de Mérida, el municipio desveló el conjunto escultórico La conversación, de Manuel Suescún. Foto cortesía Alcaldía de Mérida.

La conversación, grupo escultórico mutilado por ladrones de bronce. Mérida, Venezuela. Patrimonio cultural de Venezuela en peligro.

Oficio de la Alcaldía de Mérida para la policía regional. Foto María F. Rodríguez, junio 2018.

La referida jefa de la Comisión de Patrimonio Cultural de la Alcaldía del municipio Libertador, dependencia a la cual pertenece la escultura en cuestión, visitó el 12 de abril la sede de la policía estadal para constatar la recuperación de una parte de la estatua de don Tulio y pedir su entrega a dicho ente. “Esta estatua forma parte del patrimonio mueble de la ciudad y es responsabilidad del municipio su salvaguarda y protección”, señala el oficio CPH/09-04-2018 que dicha comisión entregó al General de Brigada Ender Chacón, director del Instituto Autónomo de la Policía del Estado Mérida.

Pereira acudió a la comandancia con algunos miembros de su equipo de trabajo y pudo constatar que la estatua, cuya fotografía anexamos a este trabajo, se encontraba en la sede de la policía, ubicada en el sector Glorias Patrias de esta ciudad. Sin embargo, hasta la fecha de publicación de este reportaje, la estatua no ha sido devuelta al ente municipal competente.

“Hace aproximadamente tres semanas visitamos de nuevo la sede de la policía del estado para preguntar por la respuesta al oficio entregado el 12 de abril, el cual tuvimos que llevar otras veces posteriores porque lo daban por extraviado. En esta última visita constatamos que ya la estatua no estaba. Al preguntar por ella el General de Brigada Ender Chacón nos informó de que la misma se la habían entregado a Jehyson Guzmán, protector del estado Mérida (figura creada por el Gobierno nacional en las gobernaciones tuteladas por la oposición), a pesar de no ser este asunto de su competencia”, explicó Pereira en entrevista exclusiva para este reportaje. La jefa de la Comisión municipal de Patrimonio Cultural también indicó que trató de comunicarse en varias oportunidades con Guzmán y nunca obtuvo respuesta.

IAM Venezuela espera respuesta del protector

Luego de visitar la sede de la policía del estado, donde el General de Brigada Ender Chancón confirmó que la estatua la tenía Jehyson Guzmán, el historiador e investigador Samuel Hurtado Camargo se trasladó, en nombre de IAM Venezuela, a la oficina del “protector” del estado el día viernes 22 de junio. Allí se hizo entrega a un empleado de la gestión de Guzmán de un oficio donde dicha organización solicitaba conocer el paradero de la estatua y lo que se haría con ella, ya que el IAM Venezuela, al ser una organización que trabaja por la documentación, valoración y protección del patrimonio cultural venezolano, está haciendo seguimiento del caso.

Al día de hoy esta ONG guarda copia del oficio de entrega de la pieza al protectorado de Mérida por parte de la policía regional. Sin embargo, las solicitudes de entrevistas e inspección ocular de este bien patrimonial no han sido respondidas por la dependencia titulada por Jehyson Guzmán, que tendría la mutilada escultura.

Fuentes cercanas a la gestión de Guzmán presumen que la estatua sería entregada directamente a su creador, Manuel Suescún, para restaurarla y restituirla a su lugar de origen. Sin embargo, ninguna fuente ha confirmado oficialmente esto que, de ser cierto, sería una decisión tomada por un ente ajeno a la Alcaldía de Mérida, propietaria del bien y además la instancia competente en patrimonio cultural del municipio según la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural (1993).

Lo único cierto hasta la fecha es que la estatua del gran cronista de Mérida está en alguna dependencia gubernativa y que su compañero de escultura, Gabriel García Márquez, continúa solo y mutilado en un Paseo de la Lectura que cada vez se parece más a un paseo de maleza, abandono y vandalismo.

La delincuencia impune del patrimonio de bronce

El robo de estatuas, placas y esculturas de bronce ubicadas en Mérida acabó con casi el 40 % del patrimonio estatuario de la ciudad, según cifras de la Comisión de Patrimonio Cultural del municipio Libertador. “Un total de 108 piezas de bronce han sido robadas o deterioradas. De esa cantidad, cerca del 40 % lo constituyen placas conmemorativas”, detalla Nory Pereira Colls, jefa de esta comisión.

Durante el año 2017 la delincuencia arreció y muchas de las estatuas insignes de la capital andina fueron hurtadas en su totalidad o mutiladas parcialmente. De esto dio cuenta en varias oportunidades IAM Venezuela, así como del destino que ese patrimonio tenía luego de su robo: máquinas fundidoras de bronce que luego era llevado a Colombia y vendido en pesos (https://goo.gl/DCFTgc). Hasta la fecha no hay una sola persona detenida por el robo o el deterioro de patrimonio estatuario.

En un reportaje publicado en marzo de este año en IAM Venezuela (https://goo.gl/hqnacu) fuentes oficiales afirmaron que muchas estatuas y placas de bronce que ya no están en su sitio fueron removidas por vecinos o autoridades para su resguardo, ante la ola masiva de robos de estas piezas que se agudizó el año pasado. Sin embargo, esa no fue la suerte de don Tulio, cuya estatua de bronce fue robada y destruida en más de un 60 % en junio de 2017. Hasta ahora no se tiene información de si será restaurada.

Fuentes consultadas

Equipo de investigación. El millonario contrabando de bronce destruye el patrimonio cultural de Venezuela. En IAM Venezuela, 2 de agosto de 2017 (https://goo.gl/DCFTgc). Consultado el 28 de junio de 2018.

Pereira Colls, Nory. Jefa de la Comisión de Patrimonio Cultural del Municipio Libertador del estado Mérida. Entrevista realizada el 22 de junio de 2018.

Puentes, Jorge. Develan esculturas de Febres Cordero y Gabo. En Diario Frontera, p. 5B. Mérida, 7 de octubre de 2008.

Puentes, Jorge. Develada obra de García Márquez y Febres Cordero. En Diario Frontera, p. 5B. Mérida, 9 de octubre de 2008.

Ramírez, Glenda. Polimérida halló monumento hurtado de Don Tulio Febres Cordero. En Diario Frontera, p. 13. Mérida, 11 de abril de 2018.

Rodríguez, María y Sulbarán, Jorge. El 40 % de las estatuas de Mérida ha desaparecido. En IAM Venezuela, 9 de marzo de 2018 (https://goo.gl/hqnacu). Consultado el 28 de junio de 2018.

Silva, Nilda. Roban escultura de Febres Cordero y mutilan la del Gabo. En IAM Venezuela, 8 de junio de 2017 (https://goo.gl/wPJxZC). Consultado el 28 de junio de 2018.