Narcolaboratorios procesaban más de 10 toneladas de cocaína al sur del Lago de Maracaibo

Archivo/Referencial

Karelis González / kgonzalez@panored.com

De las zonas boscosas del sur del Lago de Maracaibo, a Estados Unidos, México, Honduras o Guatemala. Hacia allá iban las más de diez toneladas de cocaína que eran  procesadas en los campamentos desmantelados en el municipio Jesús María Semprún en  la frontera colombo-venezolana.

Solo un paso separa al municipio del territorio colombiano y es por allí, por donde escapan los implicados en el proceso de elaboración de la droga, cuando se ven acorralados por las autoridades.

“Venezuela no es un país productor de droga, mas sí lo es de trámite. Es utilizado para procesar la droga y concretar la ruta destinataria. Los narcolaboratorios son instalados en las fronteras, con material proveniente del país vecino y utilizan tierras zulianas como  sitio de procesamiento  y puente para hacerlas llegar a su destino”, explicó Magin Cabezas, comandante de la Unidad Regional de Inteligencia Antidrogas N° 11.

En el sur del Lago de Maracaibo las autoridades del Comando Nacional Antidrogas han desarrollado, en lo que va de año, dos operativos, denominados “Paso del Tornado”, los que han arrojado “significativos resultados y un duro golpe al narcotráfico, con un decomiso de precursores de cocaína utilizados para su producción”.

Siete campamentos bien estructurados y en cada uno de ellos, al menos

10 microlaboratorios, con una producción masiva de droga fueron destruidos por los uniformados antidrogas, durante los dos operativos, realizados en febrero y en agosto, con un total de 19 mil 595 kilos.

La droga incautada sobrepasó las cifras del 2015 y 2016. Hace dos años fueron 11 mil 255 kilos; mientras que en  2016, el decomiso total fue de  16 mil 394 kilos.

En un tercer procedimiento efectuado el pasado 13 de octubre, se logró la incautación de 320 kilogramos de pasta a base de coca y 2.836 kilogramos de clorhidrato de cocaína, según informó el Ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol.

La detección de estos campamentos acarrea un arduo trabajo de inteligencia  de los funcionarios antidroga. “Luego de ser ubicados se procede a la destrucción. Normalmente no se logra la detención de los implicados, que en su mayoría son entre 10 o 15 colombianos, y otros venezolanos, porque al sentir la presencia de los militares se escabullen por trochas que los conducen a Colombia”, detalló el mayor cabezas.

Los productores de la “coca” se rigen por órdenes claras y precisas. Con una prensa marcan las panelas para especificar, bien sea la ruta a seguir para la entrega de droga o dejar por sentado, quien es el procesador.

“Anteriormente existían unas que otras marquillas específicas, ahora hay muchas más. Puede que se trate de varias mafias o en su defecto de una sola que haya extendido sus tentáculos y esté usando varios subgrupos para la distribución”, precisó la autoridad del Comando Antidrogas.

Los procesadores buscan sacar la droga por los ríos que atraviesan el municipio, también lo hacen vía terrestre, pero en su mayoría lo hacen por aire, según indicó Cabezas.

“Los narcolaboratorios procesan la droga y la sacan por avionetas ilegales que parten desde pistas clandestinas hacia el destino indicado. Hemos detectado seis, también en el sur del Lago. La otra vía que utilizan es la fluvial; con esta tardarían, al menos, tres horas en sacar la droga de la región. Normalmente su destino es Europa”, reveló.

Sostuvo, además, que la vía más engorrosa y tardía para trasladar la sustancia estupefaciente, para ellos, es la terrestre.

“Tardan entre siete y ocho horas, en atravesar casi todo el territorio zuliano hasta llegar a la frontera colombo-venezolana, por el municipio Mara. Tienden a comprar tierras o fincas y las atraviesan para evitar toparse con cualquier cantidad de alcabalas”, precisó.

El comandante antidrogas asegura que en el último trimestre del 2017 otra “Operación Paso del Tornado” se va a ejecutar en zonas precisas que prometen ser piezas claves para un duro desarticulamiento de narcotraficantes.

“Próximamente se hará otra operación para seguir atacando a estas mafias dedicadas al narcotráfico y a su vez la utilización del territorio zuliano como campo de procesamiento de drogas”, sentenció Cabezas.