La situación económica de Venezuela roza el desastre

Estantes vacíos en un supermercado de Caracas, Venezuela /Foto archivoREUTERS/Marco Bello

El Fondo Monetario Internacional predice que la inflación en Venezuela rondará el 14.000% en 2018 alimentada por la pérdida de confianza en la moneda nacional, publica ABC.

La economía de Venezuela va de mal en peor. El Fondo Monetario Internacional predijo ayer que la inflación en Venezuela rondará el 14.000% en 2018 alimentada por la pérdida de confianza en la moneda nacional, una situación acrecentada por el colapso en la producción de petróleo y su exportación. Asimismo, la crisis que asola al país provocará una contracción del 15% del PIB en 2018, mientras que de cara al próximo año, las proyecciones contemplan una nueva caída de la actividad, aunque limitada al 6%, mientras que la subida media estimada de los precios en 2019 será del 12.874,6%.

De este modo, la tasa de paro de Venezuela alcanzará el 33,3% este año y subirá hasta el 37,4% el siguiente. «El colapso de la producción de petróleo y las exportaciones intensifica la crisis que ha provocado la caída de la actividad desde 2014», señala el FMI.

Cabe recordar que el país dirigido por Nicolás Maduro cerró 2017 con una inflación acumulada del 2.616% y ostenta el «honor» de ser el único estado con un tasa anual de crecimiento de precios superior al 50%.

Para paliar este desastre económico, Maduro aprobó a finales del año pasado una subida del 40% en el salario mínimo profesional a pesar de que la inflación solo durante el mes de diciembre fue del 80%. Otra de las medidas tomadas por el Ejecutivo para tratar de frenar el incremento de la inflación fue la orden de bajar y mantener los precios de varios productos básicos a las tiendas y mercados, así como anunciar un nuevo cono monetario que entrará en vigor a principios de junio y por el que se le quitarán tres ceros a los precios y billetes actuales.

Venezuela también registró una caida del 15% del PIB el año pasado. Un retroceso que el Gobierno del país achacó al desplome de los precios del petróleo y a una «guerra económica» de empresarios de «derecha» para derrocar al actual mandatario.

Escasez de productos básicos

El desabastecimiento crónico es otro de los males que asola a la población venezolana. Los ciudadanos tienen que recurrir a medicamentos para mascotas ante la escasez en las farmacias. En el mercado nacional han desaparecido los antibióticos, analgésicos, retrovirales, vacunas, antidepresivos, quimioterapias y medicinas para trasplantados y portadores de VIH, entre una lista de más de 3.000 productos que no están disponibles, informa Ludmila Vinogradoff. La grave escasez llevó a la oposición a solicitar hace semanas que se abra un canal humanitario para que entren medicinas y alimentos, una solicitud rechazada por el Gobierno por considerar que podría dar lugar a una «invasión militar encubierta».

La situación de Venezuela contrasta con la recuperación económica que se vive en general en Latinoamérica. El FMI prevé que el PIB del continente experimente un crecimiento del 2%, por encima del 1,3 % registrado en 2017. En su nuevo reajuste de sus pronósticos mundiales, el Fondo ha elevado las previsiones de crecimiento de Latinoamérica para 2018 en una décima respecto de enero, hasta el 2%, en gran medida por el impulso de Brasil, que aumenta sus previsiones del 1,9% al 2,3%.

El sólido crecimiento de México, que se mantiene en el 2,3% para este año, y la subida de los pronósticos para las economías de Chile (del 3% al 3,4%) y Ecuador (del 2,2% al 2,5%) han contribuido también a que el FMI incremente sus proyecciones para la región.