antalya escort

LA CONSULTA SOBERANA – Por Isaías A. Márquez Díaz

 

 

 

El concepto de soberanía popular contextuado en el Art 5 CRBV: “la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el Poder Público”,

Es una disposición que corrobora  el Art 70 referente a la participación política y económica del pueblo: “Son medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía, en lo político: la elección de cargos públicos, el referendo, la consulta popular, la revocación del mandato, las iniciativas legislativa, constitucional y constituyente,…”.

En uso de  las atribuciones que la Constitución confiere al “soberano”, como poder extremo, hemos procedido, formal y cívicamente, no solo a manifestar nuestro disenso al gobierno de turno, sino a demostrarle que se ha equivocado o le han asesorado desacertadamente en el ejercicio de sus funciones, confiadas, inicialmente, en la persona de Hugo Chávez; luego, a su heredero Nicolás Maduro, tal vez de manera muy incauta a causa de la ignorancia supina que caracteriza a un sinnúmero de personas.

En consecuencia, Los resultados que técnicamente ha procesado  la UNIMET, bajo la responsabilidad de su rector Benjamín Sharifker, son precisos e inequívocos, ya que los números no engañan ni hacen milagros a menos que se busque ajustarlos a otra realidad –forjamiento-, en cuyo caso el resultado representaría un fraude e irrespeto a la voluntad del “poder popular” y hasta del proletariado, de “prioridad” marxista-leninista-hitleriana.

Pero, tal y como expresa la letra de Pedro Navaja: “la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ay Dios. Como decía mi abuelita: el que ríe de último se ríe mejor. Cuando lo manda el destino no lo cambia ni el más bravo, si naciste pa’ martillo del cielo te caen los clavos. La vida te da sorpresas. Sorpresas te da la vida, ay Dios”.

Ante tal escollo, al oficialismo para recuperarse solo le queda reflexionar, humildemente, sin prepotencia ni  desparpajo o arrogancia extrema, pues el pueblo anda bastante fatigado por las salidas y/o arranques de los  de sus personeros, quienes como todo mortal poseen fallas censurables así como virtudes relevantes para el logro de un diálogo conciliador que contribuya a la consolidación democrática.

isaimar@gmail