Hiperinflación venezolana – Por Ledimar Andreina Rogalsqui Urdaneta

 

La hiperinflación es una inflación muy elevada (descontrolada) en la que los precios aumentan rápidamente y al mismo tiempo la moneda pierde su valor real. En una hiperinflación el poder monetario y capacidad para obtener productos se ve cada vez más disminuida.

La hiperinflación ocurre cuando hay un rápido aumento en la cantidad de dinero circulante que no se corresponde con el aumento en la cantidad de bienes y servicios, lo que genera un desequilibrio entre la oferta y la demanda de dinero y una total desconfianza en la moneda.

Causas de la hiperinflación:

  • Excesivo gasto público: la creación de misiones y grandes misiones, el constante aumento en sueldos y salarios, las ayudas sociales del gobierno como por ejemplo las transferencias de dinero vía carnet de la patria.
  • Disminución en la exportación de productos: aunque la caída en los precios del petróleo no ha sido un determinante en la hiperinflación, de alguna manera se le atribuye, pero por las malas políticas económicas que ha tomado el gobierno que han causado fuga de divisas en casos de corrupción en Cadivi, Cencoex, Pdvsa y otros organismos públicos.
  • Falta de credibilidad en los entes políticos y económicos: los venezolanos no confían en las instituciones económicos del país. El Banco Central de Venezuela dejó de publicar las cifras de los principales indicadores económicos desde 2015 lo que conlleva a un total desconocimiento oficial de la situación y que la credibilidad en estos organismos sea nula.
  • Emisión de dinero sin control para financiar el déficit presupuestario del gobierno central.
  • Excesivos y perpetuos controles de precios.

En este panorama, los principales efectos que se comienzan a evidenciar son: a) los precios aumentan descontroladamente y las personas comienzan a comprar sin medidas, así no necesiten los artículos que consideren económicos; b) se puede observar cómo se comienza a comercializar el valor de los productos en moneda extranjera; c) los ingresos de la población pierden su valor al instante. El valor del dinero no es el mismo hoy que mañana, lo que se puede comprar hoy no se podrá comprar mañana, situación que es desastrosa para las clases menos favorecidas; d) la desconfianza en el bolívar es cada vez mayor, la inversión y el ahorro se desvanecen; e) las empresas comienzan a cerrar porque no se pueden mantener en el mercado dada la situación, y f) el aumento de la pobreza en el país. Hoy más que nunca se debe hacer una revisión del gasto público, dejar de financiar el déficit fiscal mediante el financiamiento monetario. Se debe recuperar la capacidad productiva y la inversión extranjera, restituir el funcionamiento del sistema de precios. Una reducción rápida en la inflación y el desmontaje de los controles de cambio y de precios son algunas de las cosas que podrían ayudar a mejorar la situación.

 

 

Estudiante del Noveno Semestre de Economía en la FACES-ULA.

Instragram: ledirogalsqui

Twitter: ledi2204