Gira por elecciones fraudulentas – Por Isaías A. Márquez Díaz

 

 

 

 En su intención  tan desesperada por legitimar los comicios y conseguir organismos que avalen la farsa electoral venezolana programada para el domingo 20/5, ya que sin respaldo internacional, don Nicolás Maduro Moros no será reconocido como mandatario, la rectora del CNE, doña Tibisay Lucena ha emprendido una gira internacional, que incluye a países con poca o ninguna credibilidad democrática, tales como Etiopía y Túnez, además de otros de la Unión Africana, continente con los países menos democráticos del mundo, a fin de “promover el intercambio de experiencias binacionales en materia electoral y para tratar aspectos relativos a la elección 2018”.

Pretende convencer de lo pulcro, seguro y transparente del proceso electoral venezolano (¿?), maquinado para el triunfo electoral de Maduro, así como otras manipulaciones del sistema tan cuestionado, acerca de las cuales no se atreve a dar la cara. Quizá por la frustración ante la actitud de la Unión Europea y la ONU de rechazo a la invitación por falta de tiempo para preparar la misión, efectúa tal gira, por ‘órdenes expresas de su jefe.

Obviamente, el régimen de Nicolás Maduro busca, como sea, “lavarse las caras” pretendiendo legitimar unas elecciones que carecen de garantías.

En lugar de viajar por el mundo  antidemocrático  tratando de  “limpiar” los comicios fraudulentos, Lucena debería ocuparse en las condiciones básicas (garantías) para que los venezolanos puedan acudir a votar.

La comunidad internacional, desde el Grupo de Lima hasta los EEUU, así como la iglesia venezolana y la Unión Europea  han manifestado que “no reconocen la convocatoria electoral, por lo cual tampoco reconocerán los resultados, independientemente de quien sea el vencedor.

Por otra parte, en virtud de la decisión de la AN acordada el martes 17/4, sobre el antejuicio de mérito a Maduro, éste  conforme al Art 380 del Código Procesal Penal,  está inhabilitado y, en efecto, no puede participar en los comicios, según lo aclara el exmagistrado, doctor Perkins Rocha.