antalya escort

Familiar de víctima en Cicapra: “El Gobierno quiere limpiar las minas y toda la población

Foto cortesía

Jhoalys Siverio

Los 18 cuerpos de la masacre de Cicapra, mina ubicada en Guasipati al sur del estado Bolívar, ya fueron enterrados. Sus familiares siguen reclamando justicia e insisten en que no fue un enfrentamiento como dice la versión de las autoridades, sino que formaría parte de los planes del Gobierno para “limpiar” las zonas mineras y entregarlas a las trasnacionales.

Karina de Ramírez, esposa de César Manuel Ramírez (43), una de las víctimas de lo que hoy se conoce como la masacre de Cicapra, ofreció su testimonio de lo sucedido a Caraota Digital.

Esa gente (Ejército) les cayó en la mina en la madrugada, serían entre las 3:00 y las 4:00 de la mañana cuando los emboscaron, ellos estaban dormidos”, comentó Karina, quien se enteró por un “toyotero”, uno de los choferes que cargan pasajeros hacia la ruta de las minas. La noticia inmediatamente se regó en el pueblo.

César Manuel Ramírez era habitante de Guasipati, llevaba ocho años trabajando como minero, tenía 22 años de casado y era padre de tres hijas, abuelo de un nieto y una nieta que está por nacer. “Sentimos un profundo dolor porque somos muchos los que hemos perdido a familiares, en esta masacre y en otras que ha habido también. El Gobierno quiere limpiar todo, a las minas y a la población”, agregó.

Karina también denunció lo que se ha venido advirtiendo desde la masacre de Tumeremo, incluso antes de este hecho, las incursiones militares para limpiar minas ilegales y entregarlas a trasnacionales para la exploración y explotación del Arco Minero del Orinoco. “El Gobierno quiere apoderarse de las minas, y en Cicapra la pureza del oro es muy alta, es de un 96%”, destacó la esposa de Ramírez.

Asimismo, confirmó que la líder de la mina era Angeli Rodríguez, la única mujer del grupo de 18 mineros asesinados. Agregó que días antes de la masacre había estado en Caracas en una presunta reunión con el Gobierno.

Reclaman justicia

Al mediodía del sábado 10 de febrero, cuando ocurrió la masacre de Cicapra, Karina reconoció por fotos el cadáver de su esposo en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Tumeremo, municipio Sifontes, trasladado luego San Félix, municipio Caroní.

El entierro se dio sin velorio, pues los cuerpos estaban bastante descompuestos. Karina desconfía incluso de lo que dice el acta de defunción. “A él le dieron un tiro en los dientes y le salió por la oreja. El acta dice que murió de hemorragia cerebral, fractura de cráneo y herida de bala en la cabeza. Para mí fue que les dieron primero golpes y después les dispararon, primero los mataron a golpes y después les dan los tiros”, añadió.

Tanto ella como el resto de los familiares de las demás víctimas reclamaron justicia, aunque dudan de que efectivamente esta llegue. “No creo que haya justicia, pero igual hay que luchar e intentar”, afirmó Karina.

Caso a la AN

Los diputados a la Asamblea Nacional, Américo De Grazia y Rachid Yasbek, han acompañado a los familiares de las víctimas y elevarán el caso en sesión parlamentaria. Así como lo denunció De Grazia, Yasbek también duda de que haya sido un enfrentamiento lo ocurrido en Cicapra.

Enfrentamiento no creo que haya sido, cuando tuviste 18 bajas por un lado y cero heridos por el otro. Al ver después las fotos, concluyes que lo que hubo fue un ajusticiamiento con disparos en el pecho y la cabeza, hace pensar que los tenían sometidos cuando les dispararon”, señaló Yasbek.

Asimismo, exigió a Fiscalía y Defensoría tomar cartas en el asunto y realizar las investigaciones pertinentes.