Faltan antibióticos para tratar a los enfermos de mal de Chagas

Archivo
Foto: Referencial

**** “Pedimos colaboración en lo que nos puedan ayudar. Yo ya perdí a un nieto y tengo cuatro parientes hospitalizados”, dijo un familiar

Por ELEONORA DELGADO | SAN CRISTÓBAL

Familiares de pacientes enfermos con el mal de Chagas indicaron que no disponen de los antibióticos adicionales al medicamento desparasitante suministrado por el Ministerio de Salud para completar el tratamiento.

El domingo 8 de abril, 52 personas que habitan en la localidad de Puerto Nuevo, municipio Libertador en el sur del Táchira, fueron movilizadas al Hospital Central de San Cristóbal por presentar dolores de cabeza, taquicardia, fiebre, vómito e hinchazón en el rostro, iguales síntomas que tuvieron 5 personas que murieron en los últimos 15 días antes de determinarse el brote del mal de Chagas.

“Tengo a un nieto y tres hijos hospitalizados. Al nieto le hace falta vancomicina. Hay otros pacientes que necesitan otros antibióticos y tampoco los hay acá. Pedimos la colaboración en lo que nos puedan ayudar. Yo ya perdí a un nieto y tengo cuatro familiares hospitalizados”, expresó Marisol Morles.

Un niño de 11 meses de edad es uno de los fallecidos por esta infección. Su madre, Yalimar Hernández, pidió ayuda al gobierno para trasladar al Táchira a su hija que viajó el pasado 2 de abril a Portuguesa con los primeros síntomas de mal de Chagas y allá no ha recibido atención.

“Que me la traigan para acá para ponerla en tratamiento. Cuando se la llevaron, estaba hinchada”, dijo Hernández.

Renny Cárdenas, director del Hospital Central de San Cristóbal, dijo que desde el mismo momento en que llegó el benznidazol, antiparasitario utilizado en el control de la enfermedad, fue administrado a los pacientes y ratificó que hay 19 adultos y 7 niños hospitalizados, por lo que la cifra no ha variado desde que se conoció del brote.

“No tenemos fallecidos hasta el momento”, dijo Cárdenas, al reiterar que los decesos ocurrieron en Puerto Nuevo.

Se pudo conocer que dos de los pacientes pediátricos tienen pronóstico reservado a causa de las lesiones en el corazón que había causado el parásito del chipo que desencadena la patología.