“Esto es un genocidio”

Foto: ELEONORA DELGADO

**** Los pacientes indicaron que los altos costos de los medicamentos dificultan su compra

Por ELEONORA DELGADO | SAN CRISTÓBAL | ELDELGADO@EL-NACIONAL.COM

Pacientes enfermos con VIH expresaron su preocupación por la persistente precariedad en el despacho y suministro de retro orales para controlar el virus y evitar morir. En Táchira, de acuerdo con las cifras de Fundasidarta, hay 1185 personas registradas y diagnosticadas con la enfermedad entre adultos, adolescentes y niños, pero a esta entidad fronteriza viajan personas con la misma enfermedad procedentes de otros estados por la cercanía a sus zonas residenciales para conseguir tratamiento.

“Si va a comprar los medicamentos no le alcanza para la comida y si come no le alcanza para los medicamentos. Temo por mi vida y de verdad que esto es un genocidio lo que nos están haciendo”, dijo Pablo Montilva, portador de VIH desde hace 18 años y residente en El anula, estado Apure.

Contó que los habitantes del Alto Apure viajan a San Cristóbal para buscar medicinas por la cercanía de la ciudad porque la capital apureña, San Fernando, dista 16 horas del sitio mencionado. Señaló buque desde el año pasado hay fallas en el suministro de medicinas y asegura que este año,bota poco habrá a causa de la deuda que mantiene el gobierno nacional con los laboratorios.

José Franco, pediatra infectólogo y coordinador de la consulta pediátrica VIH/SIDA y miembro de Fundasidarta, recriminó al gobierno la forma desacertada para conseguir medicamentos para esta y otras enfermedades.

“Los 35 niños que tengo en consulta no tienen la culpa de que este gobierno sea tan inepto. Los que manejamos VIH infantil imploramos el canal humanitario. Estamos cansados de tener niños al frente a los que no sabemos qué respuesta darles. Un niño que viene con la sonrisa, con la posibilidad de que el Dr. Franco le va a solventar la vida y yo, de manera hipócrita, no le puedo decir que le voy a asegurar la vida. Tenemos 35 niños que dependen de esos medicamentos”, dijo Franco.

Raiza Parra, coordinadora general de Fundasidarta, dijo que los fallecidos por falta de tratamiento retro oral debían ser documentados para dar cifras.

Colombia es una opción para conseguir los medicamentos para las terapias pero su alto costo y el diferencial cambiario hacen poco accesible para la mayoría. Parra señaló que se requiere de 1.000.000 de pesos (unos 10.000.000de bolívares) mensuales por persona para comprar el tratamiento.

“Ustedes tienen una canasta de monedas. Busquen rupias, ya es y cómprenlas en India pero queremos las medicinas ya”, apuntó Franco.