En Trolcable irrespetan a los usuarios por cuarto sábado consecutivo

La gente haciendo cola, sin moverse, y las cabinas paralizadas

 

Los hacen perder horas y horas

 

Por cuarto sábado consecutivo cientos de usuarios del sistema Trolcable se quedaron varados por más de hora y media, y perdieron sus actividades tempraneras, por la irresponsabilidad  de cierto  personal de Tromerca que llega tarde consuetudinariamente, y no le importa para nada dejar mal parada a la empresa y arruinarle la jornada al público.

Es sabido por todos los que usan este vital servicio de transporte público, que los sábados no inicia actividades a las 6:00 am como lo hacen de lunes a viernes, sino que comienzan a las 7:00 am para cerrar inexplicablemente a las 10:00 de la mañana y volver a abrir a las 4:00 de la tarde, condenando al público a la desesperanza de tener que esperar con mucha paciencia a que las escasas y viejas unidades autobuseras de  Expresos Bonanza hagan su trabajo.

Pero este sábado fuimos víctimas de la irresponsabilidad del o los funcionarios que deben poner en marcha el sistema de telecabinas, ya que diligentemente la gente llegó a partir de las siete, pero se encontró con las cabinas inertes colgando de los cables.

No había nadie que respondiera al porqué no arrancaban las cabinas, hasta que el más fiel trabajador del sistema, el señor Segundo, tomó la palabra para señalar a una molesta multitud, que él estaba allí antes de las 6:00 am, pero no podía responder por otros que no llegaban a la hora.

Mientras tanto los epítetos de todas las marcas se escuchaban entre el público realmente molesto, señalando algunos que “si esta gente no quiere trabajar, pues búsquese a otros que si lo hagan y cumplan con sus obligaciones”

Pasaba el tiempo y nada que se movían las benditas cabinas colgantes, por lo que  afuera unos optaban por irse caminando y subir por la cuesta del teleférico, otros eran víctimas de insolentes buseteros que cobraban lo que les daba la gana por llevarlos hasta el centro de la ciudad por la Carretera.

Al final se dijo que al operador que le correspondía llegar no se encontraba, pero si al que le correspondía iniciar operaciones el domingo, que venía en camino, hasta que llegó y por fin, después de las 8:30 de la mañana, fue que comenzó a funcionar el funicular.

Mientras tanto la periodista Lenny Aldana trataba de hacer contacto telefónico con el alcalde de Campo Elías y aún mandamás de Tromerca, el ingeniero Simón Figueroa, quien después de varias llamadas le contestó algo somnoliento, que iba a averiguar qué estaba pasando.

Ya una vez arriba, en la estación del Paseo de la Feria, recibió la periodista una llamada de Simón Pablo, señalando que la tardanza se debía a “los altibajos de la tensión eléctrica, que no permiten poner en marcha al sistema”, señalando que se lo habían reportado temprano, pero por estar durmiendo no lo había visto.

Pero sucede y acontece que los usuarios a los que preguntamos, que todos los sábados madrugan para subir temprano a Mérida y cumplir sus obligaciones, nos aseguraron que este es el cuarto sábado consecutivo que los hacen esperar más de una hora para comenzar a trabajar, señalando uno que “nos hacen perder el tiempo, si no quieren comenzar a las siete díganlo de una vez, para uno saberlo y buscar otra forma de llegar a Mérida”.

Mucha casualidad señor Alcalde, que solamente los sábados es que falla la tensión eléctrica en el sistema Trolcable, porque en la semana no sucede eso. Simón Pablo debería poner orden y no permitir que en Tromerca cada quien haga lo que le da la gana, y se irrespete a los usuarios.

 

Ricardo Cabrera, CNP 3.560