En pleno centro de Caracas rinden honores a jóvenes asesinados durante protestas por democracia y hambre

Rojas destacó que el mayor homenaje a los caídos es protestar hasta el último

NP Frente Norte

Desde aquel 12 de febrero de 2014 en el que perdieron la vida Bassil DaCosta y Juan Montoya han pasado muchos sucesos, entre los cuales destacan el asesinato de casi dos centenares de jóvenes en protestas donde la exigencia de libertad, democracia y el dolor del hambre fueron las principales motivaciones. Ante esto vecinos de Caracas en conjunto con familiares de las víctimas y ex presos políticos les rindieron honores expresando que el mayor homenaje será transformar ese posible colapso social en una rebelión popular.

Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas, señaló que el Gobierno de Nicolás Maduro desde 2014 hasta la actualidad ha demostrado su talante dictatorial ordenando una represión brutal llegando a los niveles de matar a 139 solo si se toman en cuenta las jornadas de protestas del año 2017. “El 90 % de los asesinados eran jóvenes menores de 30 años, e incluso muchos provenían de los sectores populares como fue el caso de Bassil Dacosta un chamo carpintero a quien le cegaron la vida de un disparo en la cabeza a manos de un efectivo del Sebin”, indicó.

Rojas destacó que el mayor homenaje a los caídos es protestar hasta el último aliento denunciando las graves penurias que sufren los venezolanos, transformando ese dolor y rabia que siente el pueblo en una rebelión popular contra un Gobierno de talante fascista. “Este llamado no lo hacemos desde la comodidad del este caraqueño sino parados en pleno centro de Caracas a pocas cuadras de Miraflores, donde la colas por unas migajas de pan o niños comiendo de la basura son ambiente común. No podemos permitir que el destino de nosotros lo jóvenes siga siendo una tumba o escapar del país”.

El ex preso político y miembro de la Asamblea de Ciudadanos de Candelaria, recordó nombres como el de Conan Quintana , dirigente estudiantil asesinado por el hampa en 2015 o Carlos Moreno quien fue ajusticiado de un disparo en la cabeza a mano de un colectivo oficialista en la Plaza Estrella el pasado 19 de abril durante una protesta libertaria. “Estos casos aún hoy siguen impunes mientras los organismos de justicia encabezados por Tarek William Saab y el defensor Alfredo Ruiz hacen silencio ante este genocidio y dedican su tiempo para perseguir y encarcelar a la oposición al Gobierno de Maduro”, afirmó.

Enfatizó que los asesinatos por la represión también han tenido como víctimas a venezolanos que con el dolor y rabia del hambre salieron a protestar exigiendo comida, tal fue el caso del 31 diciembre de 2017 donde la joven Alexandra Conopoi era asesinada en el Junquito de un tiro en la cabeza por un Guardia Nacional. “El delito de esta niña de 18 año embarazada fue reclamar que no tenía nada de comer en su cena de fin de año, en total pasan la decena de muertos en este tipo de manifestaciones. Esto sin dejar de lado la llamada Masacre de El Junquito donde Oscar Pérez y seis de sus compañeros rebelados fueron acribillados luego de haber expresado su rendición”.

Concluyó afirmando que no hay diferencia alguna entre la represión del Nicolás Maduro con las más crueles dictaduras del cono sur, al más puro estilo de Augusto Pinochet cuando este asesinó miles de personas en el Estadio Olímpico de Santiago hoy el régimen del PSUV le arrebata la vida a jóvenes que su único delito fue clamar libertad y comida. “Es nuestro deber como homenaje seguir en la lucha, porque como decía el cantor del pueblo Ali Primera los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos”.

El homenaje contó con la presencia de las madres de Carlos Moreno, Conan Quintana, el hermano de Juancho Montoya y los ex presos políticos Nixon Leal, Lisbeth Añez y David Sosa. Asimismo estuvieron miembros del movimiento estudiantil y vecinos de distintas parroquias de Caracas.