EL tradicional y autóctono casabe

Isaías Márquez

El cultivo de algunos  farináceos, tales como la yuca, la papa, el trigo, el maíz y otros tubérculos, induce a la gente a establecerse en comunidades y pequeñas aldeas, desde la era precolombina hasta la llegada de los españoles, cuando a su arribo al continente americano, lo primero que hallan para alimentarse es el casabe, que se extrae de la yuca dulce, sancochada o asada, lo que permite degustarla en sus diversas formas de preparación y en nuestro país hay muchos platos a base de yuca: sopas, torta de yuca, chips de yuca, buñuelos y arepas de yuca.

El casabe o “maná  de todos”, es un alimento en forma de torta, que tiene por base primaria la yuca,  y desde tiempos ancestrales los indígenas  de Venezuela y Colombia ya lo elaboran, junto con  la naiboa, muy gustosa y energética.

El casabe es un alimento tan antiguo como el propio continente americano; tan determinante en el desarrollo de los pueblos indígenas, como en el avance del conquistador español.

Aunque fundamental en dietas para enfermedades gastrointestinales (duodenitis, úlceras, divertículos, adelgazamiento y tratamientos cardiovasculares, su costo bajo cualquier presentación, ha alcanzado precios exorbitantes.  Incrementos hasta de un 75 %/semana, quizá aprovechando la confusión y fluctuaciones del dólar paralelo, lo cual no juatifica la especulación tan desmedida,  en perjuicio del consumidor interesado en sus beneficios tan ostensibles y certificados por especialistas en gastroenterología, desde la década 1980, hasta hoy día.

Sobre tal especulación, SUNDDE y alcaldías deberían tomar las medidas respectivas, tal y como ocurriera en el municipio Atures del estado Amazonas en 9/2016, ya que es ilógico la producción de un bien, cuya materia prima no es importada, a precios tan elevados.