El globo que no estalla – Por Lidis Méndez

 

Lidis Méndez

Secretaria de Organización de

Unidad Visión Venezuela-Mérida

www.unidadvisionvenezuela.com.ve

     vivzla@gmail.com    

@lidismendezm

 

Para salir adelante es necesario conocer los aspectos más importantes de la nueva situación socio-política en nuestro país. Después de la elección presidencial -tal y como era de esperarse- la economía se torna más tóxica y el liderazgo político queda más reducido  mientras  el gobierno  continúa forzando el arrastre del pueblo hacia un oscuro abismo.

Transcurrido el primer semestre del año 2018, es fundamental que las personas entiendan sin tapujos,  que apenas comenzamos a vivir el momento más oscuros de esta crisis. Esperar o auspiciar un estallido social es la peor de las estrategias porque la gente entiende perfectamente que la injusticia, la violación de los derechos humanos y el irrespeto a la Constitución son el sostén de la Revolución Bolivariana ¿Qué viene entonces?  ¿Más inflación? ¿Rebelión en los cuarteles? ¿Intervención? ¿Paro general de transporte? ¿Huelga? ¿Paralización de las industrias básicas?

Todo eso y más ya está pasando pero el cambio de gobierno no sucede, y aunque hemos hecho todo lo que se debe hacer, no hemos atinado en el blanco por la misma razón que  un globo no estalla: porque la presión popular interna es inferior a la tensión elástica del gobierno; puede ser que tenga  más volumen, pero es menos fuerte. No se puede confundir  el incremento del hampa y la violencia como respuesta popular contra este sistema: tomar por asalto una gandola llena de alimentos, no es lo mismo que marchar masivamente a Miraflores, adueñarse de la propiedad ajena por decreto, no es lo mismo que ganarse el techo con trabajo constante y  lícito.

Digamos que los paños de agua tibia para aliviar un dolor crónico tienden a enfriarse y que las medidas fáciles o circunstanciales para las crisis profundas no existen. ¿Entonces qué? ¿Agujereamos el globo, o le sacamos el aire? Sacar es aire es difícil porque no hay un consenso nacional acerca de la visión del país que queremos y por el cual estamos dispuestos a trabajar. Por lo tanto, solo queda la posibilidad de agujerear el globo en distintos puntos, no en el mismo sitio.

La mejor manera de pincharlo es  mejorar nuestra economía personal. Me gusta citar el caso de China porque está bien documentado y aunque la realidad de esta potencia es más compleja que la nuestra puede servir de orientación: lo primero que hicieron los chinos fue dejar de centrarse en la ideología mediática,  prestaron más atención a la producción en conglomerados y apostaron todo lo que tenían para  modernizar el país. El Estado no obstaculizó la salida los ciudadanos más capaces, al contrario desarrolló una seria política migratoria al ver la posibilidad de ingresos.  El gobierno liberó el control cambiario encaminándose hacia el capitalismo, aun cuando mantiene una fuerte intervención del Estado. Lo cierto es que los chinos pudieron dar pasos hacia adelante.

Actualmente el mayor agobio del gobierno no es la presión interna, sino la internacional- sufrida desde la caída de la petrodiplomacia- y como ustedes saben, es  difícil  hacer explotar un globo medio lleno.  La trillada práctica gubernamental que apuesta por mantener la inflación mediante el control cambiario para asfixiar al pueblo y enriquecer a las cúpulas, funciona perfectamente contra una sociedad que es  incapaz de producir lo suficiente para lograr su independencia financiera.

 

 

Síguenos en las redes sociales

Twitter: @visionvenezuela @OmarAvilaVzla

Instagram: @unidadvisionvenezuela @omaravila2010

Facebook: Unidad Visión Venezuela

http://visionvenezuela.blogspot.com