El documento que puso en aprietos al Fiscal de Venezuela, Tarek William Saab

 

Una controversial acta de la junta directiva de Pdvsa acaba de poner contra la pared al actual fiscal de Venezuela, Tarek William Saab. El documento muestra que la junta directiva de la petrolera estatal venezolana Pdvsa en pleno aprobó negociaciones para renegociar deuda de la subsidiaria Citgo usando a la misma empresa como colateral. El acta desmiente al fiscal Saab y prueba que los seis directivos de Citgo detenidos nunca actuaron a espaldas de Pdvsa al promover esas negociaciones. La publicación del documento levanta nuevas interrogantes: ¿Conocía Saab el contenido de esta comunicación? Si la conocía, ¿por qué mintió deliberadamente? ¿Tomará medidas para corregir el entuerto?

Por Maibort Petit @maiborpetit

VÉRTICE

El acta inédita de una reunión de la Junta Directiva de Pdvsa, que tuvo lugar a mediados de junio pasado, está poniendo en aprietos al designado fiscal de Venezuela Tarek William Saab. El documento muestra que el fiscal general venezolano, una de las más altas figuras de la justicia “revolucionaria” del gobierno de Nicolás Maduro, podría haber mentido deliberadamente y despliega un concepto de “justicia selectiva” y políticamente motivada.

En Noviembre pasado, el fiscal Saab anunció la detención de seis directivos de Citgo Petroleum, la subsidiaria de Pdvsa en Estados Unidos, acusándolos de haber firmado un contrato para refinanciar la deuda de esta subsidiaria sin aprobación del alto gobierno.

El contrato firmado por los directivos -presuntamente a “espaldas” de Pdvsa, según Saab-, fue suscrito con las firmas Apollo Global Management LLC, con sede en Nueva York, y Frontier Management Group Ltd, con sede en Dubai, para refinanciar un programa de deuda adquirida en 2014 y 2015. De acuerdo a declaraciones públicas del fiscal venezolano, el contrato fue firmado bajo “condiciones desfavorables” para Pdvsa, y sin permiso del gobierno de Nicolás Maduro.

“Se ofreció como garantía la propia filial (Citgo), comprometiendo el patrimonio de la República”, declaró Saab, acusando a los directivos de haber cometido “peculado doloso propio”, y de haber incurrido en “concierto de funcionario público con contratista, legitimación de capitales y asociación para delinquir”.

“Esto es corrupción de la peor calaña”, sentenció Saab.

Sin embargo, nueva evidencia a la que tuvo acceso esta periodista muestra que las negociaciones no sólo fueron aprobadas por la junta directiva de Pdvsa, sino que fue respaldada por altos funcionarios como la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente Delcy Rodríguez y otros que eran miembros de la directiva del conglomerado petrolero venezolano cuando las negociaciones fueron aprobadas.

De acuerdo al acta correspondiente a la reunión N-2017–17, celebrada el día 14 de junio de 2017, la junta directiva de Pdvsa conoció de primera mano la propuesta alternativa de reestructuración de la deuda de CITGO-CITGO Holding, presentadas por las firmas Apollo Global Management y Frontier Management Group. Según esta acta, en ese encuentro se notificó a todos los miembros de la junta directiva y se autorizó firmar un acuerdo, previa revisión por parte de la Consultoría Jurídica de PDVSA, a los fines de comenzar las negociaciones de la propuesta alternativa privada de reestructuración de la deuda CITGO-CITGO Holding.

La junta directiva para ese momento estaba conformada por las siguientes personas:

Eulogio Del Pino (presidente); Maribel Parra (VP-Ejecutivo); Delcy Eloina Rodríguez (Vicepresidente); Mariany Gómez (VP); César Triana (V.P); Nelson Ferrer (VP); Yurbis Gómez (Directora Externa; Wils Rangel (Director Externo); Ricardo Menéndez (Director Externo); Rodolfo Marcos Torres (Director Externo); José Pereira (Presidente Internacional de Citgo); Vicky Zárate (Consultora Jurídica de Pdvsa).

En acta se lee que una vez culminadas las negociaciones, los términos finales deberán ser presentados a la junta directiva de PDVSA para su aprobación. El acta está firmada por Humberto Perniciaro, ejecutivo de la corporación.

Las evidencias muestran que la directiva de la empresa estatal conocía los términos de la reestructuración. Este caso llevó a la acusación por parte del fiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, de seis directivos de Citgo, incluyendo el presidente de Citgo, José Ángel Pereira Ruimwyk y los vicepresidentes de la filial: Tomeu Vadell, Alirio Zambrano, Jorge Toledo, Gustavo Cárdenas y José Luis Zambrano.

Saab declaró en una rueda de prensa celebrada en la sede del Ministerio Público en Caracas el 21 de noviembre de 2017, que la alta gerencia de Citgo, “valiéndose de su investidura, firmó un acuerdo internacional con dos empresas financieras”, para “solicitar préstamos bajo condiciones desfavorables para PDVSA”. De acuerdo al fiscal, en el referido contrato, se ofreció como garantía la propia filial (Citgo), comprometiendo el patrimonio de la República, sin la aprobación de la junta directiva de Pdvsa.

Saab afirmó entonces que el acuerdo permitía un financiamiento por un monto de hasta $4,000 millones “sin contar con el beneplácito del Ejecutivo Nacional”. No obstante, como se muestra en el acta de la reunión 2017–17, la directiva en pleno de PDVSA conoció el proyecto y solicitó la aprobación del mismo.

“Si los directivos petroleros detenidos por Saab cometieron delitos de peculado y legitimación de capitales al firmar un convenio de refinanciamiento de la deuda de Citgo, entonces el Fiscal debería encarcelar a toda la directiva de Pdvsa que dio su total aprobación a tal convenio”, indicó a Vértice el abogado criminalista venezolano Claudio Díaz.

La normativa señala que le corresponde a PDVSA como el accionista de CITGO reportar al Ministerio y al Ejecutivo. CITGO estaba obligado a pedir aprobación a PDVSA.