DENUNCIA de los ex Rectores de la ULA por reubicación de centros electorales

 

Los Ex Rectores de la Universidad de Los Andes que suscribimos el presente documento DENUNCIAMOS, que el Consejo Nacional Electoral, a pocas horas del acto de votación, realizó la reubicación de numerosos centros electorales en el Estado Mérida, para obstaculizar e impedir el derecho al voto de los ciudadanos. La justificación de esta decisión es “la inseguridad en los centros de votación originales por supuestos incidentes en el proceso anterior”.  Con solo un ejemplo los merideños podrán juzgar si esa decisión tiene justificación o si se trata de un recurso ilegal, peligroso y criminal para comprometer el libre ejercicio del derecho al voto y por ende la limpieza del Proceso.

Es el caso que se ha creado, a pocas horas del acto de votación, un mega centro para TREINTA MIL NOVENTA Y TRES ELECTORES (30.093) en el Centro de Convenciones Mucumbarila, situado frente al Barrio La Milagrosa y cuya capacidad es limitada como ha quedado demostrado cada año, cuando su capacidad se ha visto ampliamente rebasada por los asistentes al tradicional evento de la Feria del Libro.

Ahora bien la extemporánea decisión obliga a los electores de  DIECISEIS CENTROS DE VOTACION (16) de las Parroquias Milla, Arias, Mariano Picón Salas y Caracciolo Parra, donde tradicionalmente en cada uno de ellos se forman largas colas en los actos votación,  por la gran cantidad de votantes allí asignados, a trasladarse hasta el Centro de Convenciones Mucumbarila.

Hacemos un llamado al Gobernador del Estado, a su candidato a Gobernador, Al Director del CNE Regional, al Cuerpo de Bomberos de Mérida y al Cuerpo de Bomberos Universitarios, a las Rectoras del Consejo Nacional Electoral, a los Magistrados de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia, donde muchos de sus integrantes han recibido de Mérida y de su Universidad su formación académica, para que levanten su voz y señalen si aprueban o no una decisión tan peligrosa como esta  que ha tomado el Consejo Nacional Electoral.

Como Merideños que nos duelen nuestros ciudadanos EXIGIMOS al Consejo Nacional Electoral, que  los Centros Electorales reubicados, regresen a su ubicación original y evitemos una tragedia de impredecibles consecuencias que la concentraciones de decenas de miles de votantes, en una área tan reducida, pueda generar. Y en caso de no hacerlo Mérida los hará responsables de lo que allí ocurra.

Para dar una idea de la distribución de los  TREINTA MIL NOVENTA Y TRES VOTANTES concentrados en el Centro de Convenciones Mucumbarila y la procedencia de ellos señalamos:

PARROQUIA  MILLA:

1) E. B. Vicente Dávila 3.764   votantes,

2) Jardín de Infancia Vicente Dávila 1.136 votantes;

3) Colegio San José de La Sierra 1.450 votantes

4) Colegio Sagrada Familia 524 votantes;

5) Liceo Rómulo Gallegos 2.331 votantes;

6) Escuela Gladys de Carnevali 1.907 votantes.

PARROQUIA MARIANO PICÓN SALAS:

7) Liceo Fray Juan Ramos de Lora 1.733 votantes;

8) Escuela Armando Gonzáles Puccini 1.525 votantes;

9) Escuela Humberto Tejera 3.447 votantes.

PARROQUIA ARIAS:

10) Colegio Nuestra Señora de Belén 1.470 votantes;

11) Unidad Educativa Tulio Febres Cordero 2.844 votantes;

12) Liceo Tulio Febres Cordero (B) 586 votantes;

13)  Escuela Básica Rivas Dávila 1.082 votantes; y

PARROQUIA CARACCIOLO PARRA:

14) Escuela Básica Nacional Eloy Paredes 3.090 votantes;

15) Escuela Básica Nacional Eloy Paredes (B) 1.433 votantes;

16) Jardín de Infancia Eloy Paredes 1.771 votantes.

Total:  Treinta mil noventa y tres (30.093) votantes.

Nos preguntamos: ¿Cuantos locales tiene el Centro de Convenciones para albergar el número de mesas que requiere la distribución de mas de treinta mil votantes?. Preguntamos a los Bomberos: ¿Cuantas personas pueden ingresar a un espacio tan pequeño para garantizar su integridad física atendiendo las normas internacionales al respecto?

Este es solo un ejemplo de un Centro de votación, que conocemos porque nos corresponde sufragar en é,l pero se repite a lo largo y ancho del Estado. Por esa razón Mérida sigue alerta a las decisiones del CNE y espera que en beneficio del buen desenvolvimiento del proceso electoral y dar garantía de paz y  seguridad a sus ciudadanos, se proceda a subsanar la peligrosa decisión adoptada, pues su efecto es contrario a la supuesta inseguridad que no existió, ni existe, en los centros que han ordenado reubicar.

José Mendoza Angulo, Néstor López Rodríguez, Miguel Rodríguez Villeneve y Genry Vargas Contreras
Mérida, viernes 13 de octubre de 2.017