¿Cuánto tiempo puede mantenerse Nicolás Maduro en el poder en Venezuela? – Por Jon Lee Anderson

 

 

¿Cuánto tiempo puede mantenerse Nicolás Maduro en el poder en Venezuela?
Jon Lee Anderson
(Traducción Google)

El domingo, día de las elecciones en Venezuela, el presidente Nicolás Maduro publicó un video surrealista en Twitter, y el video se volvió viral. Mostraba a Maduro, al principio del día, caminando a través de lo que parecía ser un parque público vacío, rodeado de guardaespaldas, saludando a una multitud que estaba fuera del parque, tan lejos que apenas podían verse en el marco.

Al final del día, Maduro había sido reelegido para el cargo. Fue el resultado ampliamente predicho, a pesar de su manejo crónicamente inepto del empeoramiento de la crisis social y económica de su país, que ha visto la hiperinflación, la grave escasez de alimentos y medicinas, una emergente emergencia de salud pública, niveles fuera de lo normal de violencia criminal y un éxodo de ciudadanos sin precedentes. La votación del domingo se caracterizó por una falta vergonzosamente obvia de entusiasmo público, con goteras de votantes apáticos que aparecieron en los colegios electorales.

Se informa que Maduro recibió seis millones de votos, o aproximadamente el sesenta y ocho por ciento de los votos emitidos. Su principal rival en las encuestas, Henri Falcón, un antiguo aliado del mentor y predecesor de Maduro, Hugo Chávez, obtuvo 1.9 millones de votos. Los principales grupos opositores de Venezuela boicotearon las elecciones y acusaron a Falcón de ser un candidato de falso frente. Sin embargo, después de que llegaron los retornos, Falcón, que ahora es un político independiente, reclamó malversación oficial en las urnas y rechazó los resultados. Un tercer candidato, un pastor evangélico, recibió poco menos de un millón de votos. Él, también, gritó sucio. Maduro, un exuberante hombre conocido por su capacidad de mantenerse a flote a pesar de que siempre se ve como si estuviera a punto de ahogarse, saludó a un mitin de sus seguidores el domingo por la noche con la victoria. “¡Cómo me subestimaron!”, Declaró. “¡Pero aquí estamos, triunfantes!”

La actuación jubilosa de Maduro sonó hueca, sin embargo. Según el recuento oficial, solo el cuarenta y seis por ciento del electorado se molestó en votar, y Maduro obtuvo un millón y medio de votos menos que hace cinco años, cuando apenas logró la victoria en las elecciones que se celebraron a continuación. La muerte de Chávez

Lo que agravó el descontento este fin de semana fue el hecho de que el gobierno de Maduro impidió que los dos políticos más populares de la oposición, Henrique Capriles y Leopoldo López, participaran en las elecciones. Maduro solo derrotó a Capriles en las elecciones de 2013, y se cree que si Capriles o López tuvieran permitido votar, habrían derrotado a Maduro. A pesar de su temblorosa influencia sobre el apoyo público -o, tal vez más precisamente, por eso-, Maduro últimamente ha hecho varias movidas para consolidar su poder. El año pasado, ordenó el uso de la fuerza violenta para sofocar las protestas antigubernamentales, lo que provocó la muerte de unos ciento cincuenta manifestantes, muchos de ellos jóvenes. Luego, Maduro dejó de lado la Asamblea Nacional electa del país al impulsar una controvertida elección para elegir a los miembros de una nueva Asamblea Nacional Constituyente compuesta por sus partidarios. Estas acciones le han dado a Maduro amplios poderes y lo han convertido en un paria internacional, conocido como un dictador por sus oponentes y también por los jefes de numerosos gobiernos extranjeros. Entre sus principales detractores no solo están Donald Trump y el francés Emmanuel Macron, sino también muchos de sus líderes vecinos en América Latina, donde los partidos de centro derecha ahora tienen el poder en naciones que fueron aliadas en la llamada marea rosa de los gobiernos izquierdistas . Los gobiernos en Brasil, Perú, Argentina, Chile, Panamá, México y la vecina Colombia, que ha acogido a la mayor cantidad de refugiados económicos de Venezuela, son ahora abiertamente adversarios para Maduro. Entre los pocos presidentes regionales que saludaron ayer la victoria de Maduro se encontraban Miguel Díaz-Canel, el recientemente juramentado presidente de Cuba, y el boliviano Evo Morales.

Se supone que el nuevo mandato de Maduro, que comenzará en enero de 2019, durará seis años, pero hay pocos observadores de Venezuela que esperan que dure tanto tiempo en el cargo. Por un lado, la Administración Trump parece haber resuelto, en los últimos meses, que la única forma de avanzar para Venezuela es un golpe militar para derrocar a Maduro y restaurar al país a su estado anterior a Chávez como una petrodemocracia estable en el cerco político con los Estados Unidos. (A pesar de sus penurias económicas actuales, Venezuela es una nación rica en recursos, con reservas de petróleo que se cree que son las más grandes del mundo). El domingo, el vicepresidente Mike Pence, quien ha sido el rostro público de la postura de la Administración sobre Venezuela, declaró las últimas elecciones “una farsa” que no fue “ni libre ni justa”, y prometió que Estados Unidos “no se quedará de brazos cruzados mientras Venezuela se derrumba y la miseria de su valiente pueblo continúa”.

Esta declaración de Pence podría considerarse educada en comparación con un discurso que dio Juan Cruz, el funcionario de la Casa Blanca a cargo de asuntos en América Latina, en Miami hace unas semanas. Allí, llamó abiertamente a un golpe militar en Venezuela. Después de criticar a Maduro como “un loco” que había convertido a Venezuela en una “dictadura opresiva”, Cruz dijo: “Llamamos a todos los ciudadanos a cumplir con sus deberes descritos en esta constitución e instamos a los militares a respetar el juramento que tomaron para llevar a cabo sus funciones . ¡Honra tu juramento! ” Cruz es un veterano oficial de la C.I.A., por lo que parece seguro sugerir que sus puntos de vista reflejan los de la comunidad de inteligencia de EE. UU. El año pasado, el propio Trump hizo ruidos típicamente impolíticos al sugerir que la acción militar podría ser necesaria en Venezuela. En una gira por las capitales de América Latina en el momento, Pence trató de aplacar a los líderes que estaban molestos por las bravatas de Trump, al tiempo que los instó a unirse a los esfuerzos estadounidenses para aislar al régimen de Maduro. Muchos ya lo habían hecho, formando el llamado Grupo Lima, una alianza de catorce naciones en la región, incluyendo Canadá, que había pedido a Venezuela que suspendiera las elecciones, calificándola de “ilegítima y carente de credibilidad”. (El lunes, junto con los Estados Unidos, los gobiernos del Grupo Lima denunciaron la elección y dijeron que no reconocerían los resultados).

Otras presiones también han sido aplicadas. El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos ha impuesto una serie de sanciones económicas contra altos funcionarios de la dirección venezolana, incluido el propio Maduro. En un principio para un país latinoamericano, el gobierno panameño recientemente siguió el ejemplo de Estados Unidos al emitir un aviso sobre Maduro y varias docenas de venezolanos considerados de “alto riesgo” para lavar dinero y financiar el terrorismo. El lunes, en una nueva apuesta para presionar a Caracas, Trump firmó una orden ejecutiva que prohíbe ciertas transacciones financieras adicionales de EE. UU. Con Venezuela, incluidas compras de deuda, pero se abstuvo de prohibir las compras estadounidenses de petróleo venezolano, que ascienden a unos quinientos mil barriles por día. día. El año pasado, un funcionario de la Administración me dijo que era poco probable que Trump prohibiera la compra de petróleo venezolano, porque tal medida afectaría el empleo y los votos en varios estados sureños republicanos donde se refina. En un aprieto adicional, los tribunales holandeses del Caribe han autorizado a la empresa energética estadounidense ConocoPhillips a incautar hasta $ 2.600 millones en petróleo venezolano en compensación por las propiedades que el gobierno de Chávez expropió en 2007; la medida permitió a la compañía comenzar a embargar cargamentos de petróleo en instalaciones portuarias arrendadas por Venezuela. Las compañías mineras que han ganado decisiones judiciales que involucran varios miles de millones de dólares en reclamos contra Venezuela también se están moviendo para reclamar activos, al buscar la incautación de Citgo, que en su mayoría es propiedad de Venezuela.

A medida que las hostilidades hemisféricas se han intensificado, Maduro y sus camaradas han sido habitualmente desafiantes. En una entrevista que realicé con él en agosto pasado, Maduro se burló de los que le exigían su renuncia. Refiriéndose a su silla en el palacio presidencial, preguntó: “Si dejo esta silla, ¿a quién pondremos?”. Sin embargo, cada vez más, sus adversarios argumentan que cualquiera debería sentarse allí. En una reunión que tuve con él no hace mucho tiempo, le pregunté a Juan Manuel Santos, el presidente de Colombia y uno de los críticos más feroces de Maduro, si creía que era probable un golpe militar contra Maduro. “Sí, creo que sí”, dijo Santos. Habló de las recientes detenciones de militares intransigentes venezolanos por el gobierno de Maduro, y dijo: “Con cada día que pasa, cada vez es más obvio que hay descontento dentro del ejército”. Agregó que los militares venezolanos habían estado “haciendo preguntas” de la comunidad internacional para ver cómo respondería “en caso de un golpe”. Pregunté cuál había sido la respuesta de la comunidad internacional. “La comunidad internacional está interesada en que haya una democracia en Venezuela”, dijo. “En mi propio caso, no me involucro en asuntos internos”, es decir, los de otros países, “pero lo que me gustaría es que se restaure la democracia, y todo lo que vea restablecida la democracia en Venezuela contará con el apoyo de la comunidad internacional.”

https://www.newyorker.com/news/news-desk/how-long-can-nicolas-maduro-hang-on-to-power-in-venezuela