¿Cómo confiar en uno mismo? Aprende a tomar decisiones

 

Edith Gomez

La confianza en uno mismo es fundamental para mantener buenas relaciones sociales, pero tener seguridad en lo que hacemos y pensamos lo es aún más.

No solo te permite mejorar el trato con los demás, sino que también te ayuda a sentirte a gusto contigo mismo, a tomar decisiones importantes y, sobre todo, a ser  independiente.

En este artículo te enseñamos qué debes hacer para tomar las mejores decisiones y cómo hacer que la desconfianza en ti mismo deje de ser un problema en tu vida. ¡Toma nota!

  1. Proponte objetivos realistas, claros y motivadores

Si eres de los que antes de tomar cualquier determinación, dudas y dudas y no acabas de decidirte, la confianza en ti mismo está flaqueando.

Una persona con fuertes rasgos de inseguridad puede acarrear muchos conflictos, por eso es importante que no intentes cambiar de la noche a la mañana.

Si vas aplicando pequeños cambios, te irás dando cuenta de que poco a poco los resultados son diferentes y mejores.

De nada te sirve que te plantees objetivos imposibles a corto plazo, ya que cuando no logres alcanzarlo te sentirás desmotivado y la confianza en ti mismo se verá disminuida.

  1. Conversa con tus familiares y amigos

Aunque a veces resulte incómodo y/o tedioso el hecho de abrirnos y expresar cómo nos sentimos por dentro, por miedo al qué dirán, es necesario hacerlo.

Para lograr que tus allegados te ayuden, antes de contarles qué te sucede, sugiéreles que en lugar de criticarte destructivamente, lo hagan constructivamente.

Y que así como están dispuestos a criticarte, te elogien por las metas alcanzadas. De esta manera podrás superar el miedo a las críticas.

Ciertamente, lo de criticar se nos da demasiado bien (a todos), pero deberíamos empezar a cambiar y a corregirnos.

Si antes queríamos corregir el 80% de las acciones de nuestros allegados y alabábamos solo el 20%, cambiemos esas proporciones y elogiemos el 80% y reprochemos solo un 20%.

Siempre y cuando los cumplidos sean basados en hechos cierto y reales y nunca en mentiras piadosas para hacer sentir bien a la otra persona.

Te sorprenderías la habilidad que tienen tus allegados de persuadirte (de una buena forma) para que te sientas seguro y confiado en ti mismo y de tus acciones.

  1. Sé asertivo

Ser asertivo es un arte (de verdad). Se trata de tratar con amabilidad y respeto a los que nos rodean, sin dejar a un lado el valor de nuestras opiniones, derechos, gustos y preferencias.

En otras palabras y para que sea más entendible: es saber decir no, pero sin quedar como un antipático/a.

Simplemente por la necesidad de agradar a todo el mundo no debes aceptar todas sus peticiones y renunciar a ser tu mismo.

El hecho de ser asertivo es una habilidad social que sólo aprenderás cuando la pongas en práctica.

  1. Conócete a ti mismo

El no conocerse a sí mismo provoca un sentimiento de inseguridad.

Si no sabes hasta dónde puedes llegar, ni tus capacidades, es imposible que puedas confiar en ti.

¿Cómo haces para confiarle un trabajo de vida o muerte a una persona de la que no sabes nada? ¡Imposible, no puedes!

Por eso, el conocerse a sí mismo exige un trabajo de reflexión, para estudiar y analizar cuáles son tus cualidades, virtudes, preferencias y gustos.

Una vez que tengas estos datos podrás tomar importantes decisiones y a su vez, sacar provecho de las mismas para obtener mayores beneficios y mejorar aquellas en las que puedas tener ciertas debilidades.

  1. Aprende a gustarte

Todo el mundo tiene rasgos positivos, pero también negativos. Es algo normal, no eres la única excepción de la tierra.

Cuando descubras tus rasgos positivos, te sorprenderás y te darás cuenta de todo el tiempo que has perdido fijándote en lo negativo.

Cuando seas capaz de clarificar todas tus virtudes, no olvides cambiar a positivo todos tus defectos. Suena complicado, pero no lo es.

Las personas inseguras por lo general, dejan pasar grandes oportunidades de su vida, simplemente porque piensan que no se encuentran lo suficientemente preparados para el reto.

Además de que cuando algo sale mal, no dudan ni un segundo en echarse ellos mismos la culpa.

Tener un nivel óptimo de confianza en uno mismo es fundamental en todos los aspectos de tu vida. Conocer tus cualidades, habilidades, y prepararte para usarlas solo traerá consecuencias positivas a tu vida.

Deja el miedo a un lado y comienza a creer en ti, en tus decisiones y en lo que eres capaz de hacer. ¡Te sorprenderás!