CEV exigió a los políticos venezolanos a escuchar el clamor popular

**** La Conferencia Episcopal llamó a “los más débiles a defender sus derechos y recuperar las libertades perdidas”. Aseguró que el deterioro ha sido inmenso

Por SAMMY PAOLA MARTÍNEZ | SAMMARTINEZ@EL-NACIONAL.COM
La Conferencia Episcopal Venezolana advirtió que, a pesar de las riquezas y potencialidades del país, el gobierno de Nicolás Maduro convirtió a Venezuela en una “especie de tierra extraña”, que sus ciudadanos deciden dejar en la búsqueda de calidad de vida.

“La nación se ha venido a menos debido a la pretensión de implantar un sistema totalitario, injusto, ineficiente, manipulador, en el que el juego de mantenerse en el poder a costa del sufrimiento del pueblo es la consigna”, a lo cual se suma el aumento de la pobreza, la indefensión y la desesperanza que tienen los ciudadanos hacia la dirigencia y las oportunidades de surgir, indicó la Iglesia en un comunicado en la víspera de Semana Santa.

Los obispos José Luis Azuaje, presidente de la CEV; Mario Moronta, Raúl Biord, José Trinidad Fernández y los arzobispos Jorge Urosa y Baltazar Porras, que suscriben el texto, aseguraron que el deterioro ha sido inmenso. “La falta de alimentos, medicamentos y las fallas de energía eléctrica que impiden el trabajo productivo y el desarrollo normal de la vida cotidiana, atenta contra la dignidad de las personas”.

Sostuvieron que una de las consecuencias es que un considerable número de venezolanos decida irse del país, lo que ha causado desarraigo y tristezas en las familias que deben separarse. “A otros los ha empujado a la  práctica del contrabando, el bachaqueo y otras formas de corrupción. Quienes nos quedamos luchamos por no perder la esperanza y llamamos a los más débiles a defender sus derechos y recuperar las libertades perdidas”.

La CEV afirmó que la dirigencia política no está a la altura de los problemas de los venezolanos y se muestra insensible ante “el dolor, el sufrimiento y la muerte”. “Pareciera que la calidad de vida no fuera prioridad para los que nos gobiernan. Ellos, y sus seguidores tienen la mayor responsabilidad al querer imponer un régimen que mediatiza al ser humano, y así mantener sus interese políticos y económicos. Los venezolanos no nos merecemos esto, mucho menos los que están sumergidos en la pobreza y han pasado a engrosar el número de personas en la miseria”, dice el comunicado suscrito.

Los representantes de la iglesia calificaron de inentendible que quienes están sufriendo “tantas calamidades” se unan a las propuestas del presidente Nicolás  Maduro y su gabinete, que en nada coadyuvan al país porque “han quebrado a la nación y propiciado que funcionarios hayan hecho de ella su hacienda y peculio personal”.

Hicieron un llamado a la dirigencia opositora a tener más coherencia en sus prácticas y acciones, y a sumar todas las instituciones y sectores sin menospreciar a las organizaciones populares, las cuales definen como “las protagonistas de la vida ciudadana”.

“La unidad se construye en la pluralidad. No se debe satanizar a todos los que tengan opiniones divergentes, sino más bien asumir la realidad que vivimos. Solo así se podrá tener un horizonte claro en el que el reclamo exigente de una salida democrática y pacífica” logre superar a un gobierno que se deslegitima cada vez más por sus actuaciones y represiones no solo hacia los opositores, sino hacia quienes en algún momento fueron parte de su proyecto, añade el comunicado.

También recordaron que en el pueblo reside la soberanía, por lo que exigieron a los políticos del gobierno y de la oposición, y a los demás sectores, para que escuchen el clamor popular porque no bastan las promesas ni “las pequeñas dádivas dirigidas a esclavizar y que hacen improductivas a las personas”.

La CEV alertó que si el pueblo no es tomado en cuenta como figura principal del cambio político, económico y social, crecerán “la desilusión, la migración, la desconfianza, el conformismo y la pobreza”.

Propuesta para Semana Santa

1)   Preparar una olla comunitaria o una comida fraterna para los más pobres, indigentes y necesitados.

2)   Intensificar la visita a los enfermos, ancianos, privados de libertad, a los barrios pobres y acompañar a las personas que sienten la tristeza de la partida de sus seres queridos hacia otras naciones, para tomar conciencia de la labor que se realiza en la frontera con Colombia y Brasil, donde se acogen a los emigrantes.

3)   Organizar una jornada nacional de oración, desde el 19 al 22 de abril, al estilo de las “40 horas”, y hacer gestos significativos de caridad con quienes desean recibir ternura y solidaridad.

4)   Orar por las personas, la mayoría jóvenes, que a partir del 19 de abril de 2017 fueron asesinadas por reclamar los valores de la democracia en Venezuela, para que sus memorias y entregas no sean olvidadas.