Autogol del madurismo

Isaías A. Márquez Díaz

Muy probablemente la exasperación del madurismo por el fracaso de sus intentos para rectificar la crisis sociopolítica actual, sobre todo porque no logra derrotar al mercado paralelo de divisas, y a sabiendas de que la mayoría de remesas que ingresan al país, de parte de nuestros hijos, se efectúan mediante Banesco, principal y  más importante banco del sector financiero nacional, y con un número considerable de sucursales tanto a escala nacional como internacional, considera, quizá torpemente, que “ interviniéndolo” por unos 90 días, prorrogables (¿?), además de aprehender a algunos de sus ejecutivos,   donde su accionista principal es el economista Juan Carlos Escotet Rodríguez, persona reconocida por su reputaci’on ostensible dentro de la Comunidad Europea y también latinoamericana, va a lograr “vencer”, tan bájamente, la cotización USD no oficial.

Conociendo la rectitud de esta institución de servicios, mal podría pensarse que bajo cualquier circunstancia se preste al más mínimo desaguisado, estimamos que toda investigación que  se lleve a cabo por supuestos ilícitos cambiarios, resultará sin lugar. No obstante, antes de que surja cualquier resultado, por semejantes infundios, ya el madurismo se ha venido en barrena, gracias a los desvaríos y avidez de quienes no dan muestra de llevar y mantener una Administración Pública sana y eficaz.

Tal procedimiento se efectúa, contra reloj, unas dos semanas previas a las elecciones presidenciales, las cuales, ante la indiferencia del electorado, las saben ya perdidas, sin reparo alguno, aunque, según Nicolás Maquiavelo, “el fin  justifica los medios”. Pero, en su caso, señor presidente Maduro, el fracaso no admite coartadas. Sin embargo,  según Henry Ford,”es una gran oportunidad para empezar de nuevo con más inteligencia”.

Rarde piaste, pajarito.