Amorcito Corazón en Espacio Proyecto Libertad

 

EnRedArte

Yanara Vivas CNP 16770/SNTP 6961

 

Espacio Libertad, como lugar de encuentro, abre nuevamente sus puertas, con el apoyo de la emprendedora Belkis Maldonado, ofreciendo un lugar donde mostrar el arte de artistas emergentes y consagrados, merideños o de otras partes, permitiendo al público acudir a ver sus trabajos, en medio de tanta dificultad.

Pinturas, dibujos, bordado con cabello, esculturas e intervenciones renderizadas, forman parte de Amorcito Corazón, de Mariale Niño y Fabio Rincones, en la primera exposición dual presentada en Espacio Libertad, desde su inauguración en marzo de éste año, bajo la curaduría de Elizabeth Marín, para quien esta expositiva es “otra manera de expresión” a la que los expositores denominan como “una dicotomía” asegurando “el concepto de la misma nunca estuvo claro” pues cada uno interviene en el estilo del otro, reforzándose entre sí, incluso como pareja.

La tachirense Mariale Niño, estudiante de la Facultad de Arte en la Universidad de Los Andes, presenta su visión de la figura humana y el deseo, desde la jocosidad y ternura de los años dorados, la afinidad entre lo carnal y el cuerpo humano, eliminando limitantes sexuales impuestas socialmente a las personas mayores, utilizando colores pasteles, especialmente el rosa. Acercándose con humor a la realidad, convirtiéndolo en expresión artística.

La artista presenta pinturas, esculturas, dibujos e innova el dibujo bordando con cabellos obtenidos de peluquerías, amigos y colaboradores, acentuando el concepto del cuerpo humano visto desde la realidad del ocaso de la vida e incluyendo el plástico como parte de su propuesta.

Fabio Rincones, llega desde Anzoátegui, experimentando sobre el paso desde escultura a la influencia de medios visuales sobre textura y cómo percibirlas en el espacio; los penetrables donde el público debe entrarse a la escultura para contemplarla, o el  vestigios rastros del ser humano y el peso de la materia en tallas donde el espectador usa la pieza para dejar  el vestigio del elemento con el que se relaciona, ensamblando materiales como el concreto, yeso y  pego para el modelado, improvisando también en el uso del espacio al construir in situ, incluso sin concepto claro, dejando al espectador la libertad de interpretar desde su propia ambigüedad y el ejercicio de determinar si la obra vale la pena.

De la amistad entre Fabio y Daniel Chacón, surge la idea de experimentar, una vez más,  al renderizar lo físico, generando espacio 3D, conjugando luces, texturas y materiales, en una fusión sin nombre, ni concepto determinados, que proyectado con video beam sobre una pieza produce sombras y relieves, sobre la misma y sobre el fondo neutral,  como tentativa de integración de  estilos artísticos, buscando crear a futuro expresión basada en intuición, usando en su paleta de coles como base  rojos y negro, como representación de pasión, misterio y violencia, creando  texturas sucias, manchas, donde la falta de pulcritud sin  fundamento teórico, vincule al creador con la obra, para transmitir desde la oscuridad la destrucción y violencia, mostrando lo no tan  bonito existente, con arte en movimiento donde intervienen el juego de cámara, el modelado y  las luces, creando varias lecturas sobre el espacio y pieza tratados,  dependiendo  además del lugar donde se ubique el observador, utilizando para ello un loop de 40 segundos.

Para Daniel Chacón, el arte no tiene que ser suave, por el contrario, las texturas no son racionales, por ende, sus creaciones cuentan con influencia personal y la violencia existente, complementado el fuerte trabajo de Fabio.

Apostando por Venezuela, por Mérida y por el arte, así como seguir construyendo lugares donde se permita el encuentro y el desarrollo humano, Espacio Libertad, abrirá al público esta exposición los días sábados de 3 a 6 pm durante un mes, a partir de su inauguración, el pasado sábado 14 de octubre, en la avenida Urdaneta, edificio Recuperadora Latina pasos arriba del aeropuerto Alberto Carnevali y diagonal a la Alcaldía del Municipio Libertador, en Mérida, con entrada gratuita.