Ajuste de precios en 50 rubros quemará billete de Bs. 100 mil

Yasmín Ojeda / Maracaibo / yojeda@laverdad.com
“El billete es una cosa representativa de una riqueza, mientras haya inflación esa cosa va perdiendo su capacidad y en términos reales perderá poder adquisitivo”, advierte el economista Carlos Hermoso

El plan de 50 precios de productos y servicios acordados y máximos de ventas inició la ejecución con las tarifas de las telefónicas. Una semana después fue a los cortes de carne de res, relación alimentaria que se publicó a días de la circulación del billete de 100 mil bolívares. Denominación inesperada para los venezolanos que aprobó el presidente Nicolás Maduro.

Los nuevos precios presionan cambios en variables del comportamiento del mercado y mantienen incidencia en el poder de compras de las familias. Para Carlos Hermoso, economista y profesor universitario, hay un proceso “galopante en la inflación” que de momento se contiene “más o menos” por intervención del Gobierno.

Asegura que la emisión del nuevo cono, séptima pieza en papel autorizada por el presidente Maduro, supone aumento de riqueza para los trabajadores. Aunque la realidad pisa las intenciones de “protección” del ingreso por la arremetida de la inflación que se ubica 45,5 por ciento a octubre.

“El billete es una cosa representativa de una riqueza, mientras haya inflación esa cosa va perdiendo su capacidad y en términos reales perderá poder adquisitivo. No desaparece, sino que lo que adquieres con 100 mil bolívares hoy, la semana que viene será con uno de 100 mil y otro de 10 mil o 20 mil. Serán más billetes”.

Extraoficial se conoce que están en revisión de precios: arroz, harina de maíz, pollo, huevo, pasta, aceite y margarina. El plan es “un sistema acordado” de marcaje bajo consenso para bienes y servicios “fundamentales del país, que en este momentos están perforados por la ‘guerra económica’, neoliberalismo y capitalismo”, anunció el Presidente, en agosto cuando entregó a la Asamblea Nacional Constituyente, los proyectos de ley.

Según el economista, contralar la inflación con política monetaria y emisión de más papel (dinero) es contraria a la recomendación de dinamizar la producción. Recalca que en lo que se levanta la capacidad producción y comienza a sustituir bienes importados por nacionales “se disminuirá la inflación”.

Advierte que de seguir la emisión de billetes y estancamiento de la economía -con PIB en contracción consecutiva- las variaciones de precios estarán en aceleración para finales de año. La proyección del indicador inflacionario para Venezuela, al cierre de 2017, escala en dos mil 529 por ciento, resalta en el análisis económico del Fondo Monetario Internacional.