Advierten posible cierre del comedor ULA-Táchira

Aproximadamente, 4.000 estudiantes quedarían sin servicio de comedor en la ULA-Táchira, si esta semana la empresa Comiman no recibe respuesta sobre el aumento en el costo de la bandeja. (Foto/Omar Hernández)
Aproximadamente, 4.000 estudiantes quedarían sin servicio de comedor en la ULA-Táchira, si esta semana la empresa Comiman no recibe respuesta sobre el aumento en el costo de la bandeja. (Foto/Omar Hernández)

Diario La Nacion

La empresa Comiman, que atiende el servicio de comedor de la Universidad de los Andes-Táchira, alertó a sus autoridades sobre el posible cierre del comedor, ya que se le hace imposible mantener el costo de la bandeja a 1.800 bolívares. Por tanto, prestará el servicio hasta mañana, miércoles 4 de octubre, de no recibir una respuesta favorable que le permita seguir desarrollando su actividad.

Así lo informó el coordinador Académico de la ULA-Táchira, Omar Pérez Díaz, al detallar que el proceso de inflación que vive el país hace insostenible para la empresa mantener el servicio, así como la compra de insumos, que se ha incrementado hasta 1.000 %, además del pago de sueldos y salarios al personal, lo que ha aumentado cinco veces este año por decreto presidencial.

—1.800 bolívares representan una empanada o jugo, y la bandeja del almuerzo y/o cena incluye sopa, jugo y seco. La empresa está trabajando a pérdida, de manera que nos da un lapso prudencial y nosotros estamos haciendo los contactos con las autoridades del nivel central, que son las responsables del incremento en el costo de la bandeja -expresó-.
Agregó que la empresa hizo un estudio de costos, que envió a Servicios Generales y a las autoridades de la Opsu, que son los que determinan el pago y costo de la bandeja.

—Estamos, además, solicitando la intermediación del gobernador José Vielma Mora y de cualquier representante del Ejecutivo nacional o regional, porque esto acentuaría una crisis en la universidad, de llegar a suspenderse el servicio de alimentación a los alumnos de la institución. Tenemos una enorme preocupación, porque esto se convierte en un problema más -precisó-.

—Y es que -afirmó- hay una situación especial con este servicio, porque el comedor se está convirtiendo en un estímulo para la permanencia del alumno dentro de la institución. En promedio, el comedor sirve entre 3.800 y 4.000 bandejas diarias, a la hora del almuerzo; y al momento de la cena disminuye a 2.000 bandejas, aproximadamente.

—Estamos haciendo esta alerta para que algún vocero del Gobierno haga llegar esta inquietud a las autoridades nacionales y se solvente esta situación, que puede perjudicar la buena marcha del núcleo Táchira -dijo.

Pérez Díaz recordó que anteriormente este beneficio solo lo recibían algunos estudiantes, con base en un estudio socioeconómico, pero desde hace dos años y medio todos tienen derecho al comedor, presentando su carnet o cédula.

—De las providencias estudiantiles, una de las más importantes es la alimentación y hasta el momento no había habido problemas. Lo preocupante es que se interrumpa el servicio, porque limitaría también el nuevo semestre que se va a iniciar.

Aspiramos a que se solucione esta situación y el propietario de Comiman tiene la disposición de colaborar, pero también espera la solidaridad de los organismos competentes para seguir prestando un servicio de primera -apuntó-.

Mariana Contreras