PEQUEÑECES QUE MATAN – Por Freddy Zarichta

 
Freddy Zarichta
 A diario vemos como pequeños detalles de la vida diaria hacen tanto y tanto daño al proceso revolucionario venezolano, y al parecer a nadie de los que están en los puestos de mando de nuestro gobierno le importa un carajo,voy a dar algunos ejemplos y ustedes me dirán si estoy equivocado.
 *  Los cajeros  de los bancos(principalmente  los públicos) nunca tienen dinero.
 *  Personal de diversos organismos públicos que maltrata y humillan al pueblo, un ejemplo es de la  de ciudadana española, Consuelo Fernández, jefe de personal de la Zona Educativa de Mérida, quien al parecer heredó las mañas del dictador Francisco Franco. Hasta cuándo.
 * Las mafias  que impiden que nuestros agricultores puedan obtener créditos por las trabas que ponen los gerentes  de los diversos bancos de nuestro país.
 * La cobradera de peajes de diversos funcionarios policiales destacados en las diversas alcabalas de nuestro territorio.
 * Alcaldes y ministros que  se creen  el ultimo vaso de agua en el desierto.
 * Las mafias en los CLAP.
 * La tolerancia con los delincuentes que a diario azotan a nuestra comunidades. Son liberados por ordenes de los fiscales del Ministerio Publico si ton ni son.
 *  El mal funcionamiento del transporte  público.
 * La  tolerancia  policial con las bandas de delincuentes que azotan a diario a los transeúntes y habitantes de la zona de Sabana Grande en Caracas, aunque duela decirlo  la mayoría de esos pillos viven en edificios invadidos y de la Misión Vivienda.
 * La coba que meten muchos funcionarios  con datos sobre producción agrícola.
 *  El uso de bienes públicos para beneficios  personales,es mentira que gran cantidad de vehículos son usados para andar en rochelas nocturnas.
 * Que la mayoría de los carros de la Misión Transporte, van a parar a manos de mafias que lo revenden al precios increíbles.
 * El uso de ambulancias de la Misión Barrio Adentro, para transportar animales (cochinos),un ejemplo  es  la ciudad de Mérida , visto por mi persona.
 * La mala política informativa en muchas dependencias publicas.
 * La burocracia infernal en los organismos  públicos
         Si es mentira estos pequeños datos, que la historia me condene

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *