¡CON CONSTITUYENTE O SIN CONSTITUYENTE! –   Por: Ing. Martha Hernández

 

 

 

Por: Ing. Martha Hernández

@marthamda

Coordinadora Estadal Vente Venezuela

Mérida-Venezuela

 

 

Desde hace 42 días, la opinión pública venezolana se ha centrado en la convocatoria inconstitucional de una Asamblea Nacional Constituyente realizada por el Sr. Nicolás Maduro Moros y avalada por el Consejo Nacional Electoral.

Ahora bien: la lucha que está dando en este momento el pueblo de Venezuela tiene su origen en la ruptura del hilo constitucional generada por las sentencias 155 y 156 de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), a través de las cuales se desconoce a la Asamblea Nacional y se habilita al Ejecutivo para tomar decisiones que son competencia exclusiva de la primera. Este avance del régimen totalitario en Venezuela hace evidente lo que desde Vente Venezuela habíamos alertado hace ya algunos años: ¡Enfrentamos una Dictadura!

El primero en alzar su voz anunciando el golpe de estado por parte del TSJ fue el liderazgo opositor venezolano,al que se lefue sumando diversos juristas que denunciaron la violación constitucional y la propia Fiscal General de la República,Luisa Ortega Díaz. Fue ella quien formalmente declara la “Ruptura del hilo constitucional”. Para el 19 de abril, la coalición democrática convoca la movilización más grande que se había producido en Venezuela hasta ese momento: ¡Venezuela en la Calle contra el Golpe!

Pese a lo anterior, fueron muchos los motivos que tuvimos los venezolanos para salir a la calle desde ese día y no haber regresado aún: 81,8% de los hogares son pobres (según la Encuesta de Condiciones de Vida 2016, ENCOVI);la tasa de mortalidad infantil está subiendo peligrosamente:siete niños mueren diariamente en el país por falta de insumos y alimentos (Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría); la escasez de productos básicos en Venezuela supera el 80% (Datanálisis);miles de jóvenes huyen del país por las condiciones de inseguridad y calidad de vida, así como las escasas oportunidades para realizarse;la escasez de medicamentos alcanza el 85% (FEFARVEN);Venezuela ocupa el segundo lugar entre los países con mayor violencia letal en el mundo (OVV); la inflación –según cifras del Fondo Monetario Internacional–será de 720% en 2017 y 2.068% en 2018. Estas son apenas algunas de las razones que, sumadas al Golpe de Estado que se diera desde sus propias instituciones, une en este momento a los venezolanos en un solo objetivo: poner fin a esta tragedia.

La lucha que se vive en Venezuela actualmente ha sido dolorosa e intensa; las protestas se han expandido por todo el territorio nacional, sumando a su paso cada día, a más y más venezolanos como razones. Frente a la protesta pacífica, la respuesta ha sido la huida hacia adelante por parte del régimen, con la convocatoria de esta ilegal “Asamblea Nacional Constituyente”; llena de vicios en su pretendida aplicación y amenaza grave para la República en su contenido, que –lejos de sus declaradas pretensiones– no han hecho otra cosas que agudizar la situación del país.

Ni los líderes, ni los jóvenes, ni las mujeres, ni los hombres venezolanos han retrocedido frente a una represión brutal, que ha violado de manera flagrante los derechos humanos y cobrado la vida de más de 70 venezolanos. Por el contrario, ha captado la atención del mundo. El régimen comienza a resquebrajarse: pronunciamientos de diputados oficialistas y magistrados, así como de muchos de sus ex-funcionarios; contradicciones entre funcionarios de alto nivel, en diversos Poderes; declaraciones del Ministro de la Defensa, reconociendo violaciones de derechos humanos; y la comunidad internacional y la iglesia solidarizándose con el dolor de los venezolanos.

Mucho se ha dicho en los últimos días sobre la “Constituyente”. Entre los escenarios posibles se encuentra una suspensión de la Convocatoria, aunque otros en cambio revelan que no lo harán. Sin embargo, los venezolanos tenemos claro que no han cesado las causas que dieron origen a esta lucha y también cuál es el objetivo: Poner fin a esta tragedia.

La demanda hoy es clara: hay que avanzar.La Asamblea Nacional es el único poder legítimo reconocido por la inmensa mayoría de los venezolanos; es momento de hacer efectivo el acuerdo de la Sesión del 26 de octubre de 2016: hay que nombrar inmediatamente un nuevo Consejo Nacional Electoral y un buen número de magistrados del Tribunal Supremo de Justicia que sustituyan a quienes fueron designados bajo procedimientos viciados e inconstitucionales.

La Constituyente del Sr. Nicolás Maduro no es el principio ni el fin de esta lucha; es solo un intento de detener la fortaleza y convicción que da unión de los venezolanos. No hay forma de hacer retroceder a los venezolanos, ni de manipular.Venezuela está en rebeldía y el único destino posible es LA LIBERTAD.

 

¡Vamos Venezuela, sí se puede!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *