Festival de Mérida vence a la adversidad

 

 

En una ciudad merideña que otrora se mostraba como un remanso para presentar el Festival de Cine Venezolano, se llevará a cabo desde este lunes y hasta el miércoles, en medio de protestas y manifestaciones, una actividad que servirá para conocer los largometrajes de ficción más recientes de realizadores nacionales .

“Es necesario continuar generando un espacio para la cultura nacional, en una nación donde el arte no debe detenerse”, dice Karina Gómez Franco, presidenta del festival.

Un total de 17 películas se disputarán el primer premio, entre las que se destacan El Amparo de Rober Calzadilla; La soledad de Jorge Thielen Armand y El peor hombre del mundo, de Edgar Rocca. Sin embargo, la selección no contará con la exhibición de otro film resaltante: Tamara, dirigido por Elia Schneider. De acuerdo con Gómez, “el jurado no la consideró apta para entrar en la competencia”.

La organizadora explica que la actividad pudo llevarse a cabo este año gracias al apoyo de sus patrocinadores, que “jamás le han dado la espalda y menos ahora, en medio de un país en crisis”.

Pese a las circunstancias económicas, políticas y sociales, considera que el festival sigue vigente, y es por esta razón que continúa sus esfuerzos para sortear los obstáculos y poder presentarlo a una sociedad que “continúa sedienta de cultura”.
“Ni la cultura ni las expresiones artísticas deberían detenerse por acciones externas”, agrega. “Por eso es que estoy poniendo todo de mi parte para que esto se pueda llevar a cabo”.

Destaca que los representantes de cada filme también han colaborado para que el evento pueda darse. Igualmente el público, que ha crecido este año con respecto a 2016. “Por los mismos conflictos en los que estamos sumergidos, esperaba tener una convocatoria de alrededor de 350 participantes y, cuando hicimos el conteo, nos dimos cuenta de que habrá cerca de 750”, explica.

Considera que, “al ser el festival de cine más importante del país”, seguirá realizándose a pesar de todos los problemas.
“Esta es una gran oportunidad para que el público pueda conocer las cosas bellas que se están haciendo en el país y se dé un break entre tantas cosas atroces que ocurren a nuestro alrededor. Además, aquí se le ofrece a los cineastas muchas oportunidades, entre ellas la de regresar a la cartelera si su película es premiada”, resalta Gómez. “El cine es una ventana que no puede ser cerrada”.

Una mirada a la realidad

La presidenta del festival opina que el séptimo arte nacional está “mirando hoy más que nunca hacia nuestra realidad actual a través de sus historias”. Por eso  no deben existir trabas para su exhibición.

Entre esos obstáculos también podrían estar las manifestaciones y disturbios que se produzcan en Mérida durante el festival.
“Sabemos que la ciudad está sumergida en una serie de conflictos que derivan de la situación nacional que nos aqueja. Han obstaculizado calles, pero eso no impedirá el acceso a las salas. Soy una buena productora y me encargaré de garantizarle seguridad a todos”, asegura Gómez. “Sin embargo, es importante ser prudente”, advierte.

“Hago un llamado a todos los que estén en Mérida para que  desde este lunes compren su boleto y apoyen el cine venezolano, que está dejando a Venezuela muy bien parada en el mundo y ha compensado de alguna manera las noticias negativas que nos envuelven”, expresa.

Se refiere en especial al recorrido que han tenido por festivales internacionales películas como La Soledad, El Amparo y, más recientemente La familia.

En detalle
La inauguración del festival será en el Hotel El Serrano y el cierre con la premiación en la sala 3 del multicine Las Tapias. Los homenajes de este año son para el realizador Román Chalbaud y los actores Aura y Luis Rivas.

Obras de realizadores consagrados, cortometrajes y muestras universitarias, además de los filmes en competencia, tienen sus funciones previstas en  Las Tapias, algunas con entrada libre. También se ofrecerán proyecciones al aire libre en los espacios abiertos del restaurant Il Giardino del Hotel la Pedregosa.

La actividad contará con la participación de Italia como país invitado, lo cual incluye una muestra de su cinematografía y la presencia de una delegación encabezada por el embajador, Silvio Mignano, y Enzo Porcelli, un productor conocido por su labor en cintas como L’America de Gianni Amelio. Será parte del jurado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *